Market Insights: Desinflación no es deflación

Kerry Craig

Los datos de inflación de la semana pasada volvieron a sorprender negativamente. La inflación básica cayó hasta el 1,2% interanual, una cifra inferior a la previsión de consenso (del 1,4%) y la más baja en cinco años. Por su parte, la inflación subyacente, que excluye los precios de los alimentos y la energía, también cayó más de lo esperado hasta situarse en el 1,5% interanual (frente a una previsión del 1,8%).

Estas débiles cifras de inflación se producen en un entorno desinflacionista tanto en el Reino Unido como en Estados Unidos, aunque las expectativas de inflación del Reino Unido aún no se han deteriorado tanto como las de Estados Unidos y, en menor medida, las de la eurozona.

La menor inflación registrada en septiembre refleja la caída del coste de los alimentos y la energía observada en los últimos meses. La intensa competencia entre supermercados está rebajando los precios de la alimentación mientras que el incremento del suministro mundial de petróleo ha llevado los precios a mínimos de varios años. Se trata de tendencias temporales y, a diferencia de lo que ocurre en Estados Unidos, una caída en el precio del barril de petróleo no se ve reflejada automáticamente en el precio de la gasolina porque el Reino Unido aplica un mayor porcentaje de impuestos sobre el precio del combustible.

No cabe duda de que el Banco de Inglaterra revisará cuidadosamente sus perspectivas de inflación tras la publicación de estos datos y los mercados valorarán si podría retrasar la fecha de la primera subida de los tipos de interés. El Comité de Política Monetaria es muy consciente de las presiones desinflacionistas de una libra fuerte y del impacto de las pobres perspectivas de crecimiento en la eurozona sobre el comercio británico. Sin embargo, la política monetaria no depende tanto del nivel de la inflación actual como de la inflación esperada a medio plazo. Mientras el Reino Unido siga creciendo a buen ritmo, vemos poco riesgo de deflación.

Seguimos pensando que el Banco de Inglaterra podría subir su tipo de interés de referencia en la primavera o a principios de verano de 2015 y que probablemente se adelante a la Reserva Federal estadounidense. Pero, para los inversores, resultará mucho más relevante lo que ocurra a partir de ese momento. En este aspecto, el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, ha sido muy claro: el ritmo de las subidas de tipos será más lento y es probable que los máximos sean mucho más bajos que en ocasiones anteriores.

El programa Market Insights ofrece datos y comentarios exhaustivos sobre los mercados globales sin hacer referencia a productos. Diseñado como una herramienta para ayudar a los clientes a comprender los mercados y apoyar decisiones de inversión, el programa analiza las implicaciones de los datos económicos actuales y los cambiantes escenarios de mercado.

 

Este documento ha sido producido únicamente con fines informativos y, por tanto, las opiniones contenidas en el mismo no deben considerarse asesoramiento o una recomendación para comprar o vender inversiones o intereses. La confianza en la información incluida en este documento queda a la absoluta discreción del lector. Todo análisis en este documento ha sido obtenido y podrá ser utilizado por J.P. Morgan Asset Management para sus propios fines. Los resultados de dicho análisis se ofrecen como información adicional y no necesariamente reflejan las opiniones de J.P. Morgan Asset Management. Las previsiones, cifras, opiniones, declaraciones sobre tendencias de los mercados financieros o técnicas y estrategias de inversión que se indican corresponden a la propia J.P. Morgan Asset Management a la fecha del presente documento, a no ser que se indique algo distinto. Se consideran fiables en el momento de su redacción, pero puede que no sean exhaustivas y su exactitud no está garantizada. Pueden variar sin ninguna referencia o notificación previa. Los resultados y rentabilidades pasadas no constituyen una indicación fiable de los resultados futuros, y usted deberá tener en cuenta que el valor de las inversiones y sus rendimientos pueden fluctuar en función de las condiciones del mercado. No hay garantía de que ninguna previsión se cumpla.

J.P. Morgan Asset Management es la marca de la división de gestión de activos de JPMorgan Chase & Co y sus filiales en todo el mundo. Tenga en cuenta que si se pone en contacto con J.P. Morgan Asset Management por teléfono, la conversación puede ser grabada y monitorizada para fines legales, de seguridad y formación. También debe tener presente que la información y los datos de sus comunicaciones se recogerán, almacenarán y procesarán por J.P. Morgan Asset Management, de acuerdo con la Política de Privacidad de EMEA, que puede consultarse en el siguiente sitio web:http://www.jpmorgan.com/pages/privacy.

Publicado en Europa Continental por JPMorgan Asset Management (Europe) Société à responsabilité limitée, European Bank & Business Centre, 6 route de Trèves, L-2633 Senningerberg, Gran Ducado de Luxemburgo, Registro Mercantil de Luxemburgo n.º B27900, con un capital social de 10.000.000 EUR.

Publicado en el Reino Unido por JPMorgan Asset Management (UK) Limited, que está autorizada y regulada por la Autoridad de Prácticas Financieras (Financial Conduct Authority). Registrada en Inglaterra con el n.º 01161446. Domicilio social: 25 Bank St, Canary Wharf, Londres E14 5JP, Reino Unido.