Los españoles creen que ‘necesitan mejorar’ en la educación financiera

Hoy se celebra en España el día de la Educación Financiera y desde Schroders queremos aprovechar la ocasión para compartir los resultados de la segunda parte de nuestro Estudio Global de Inversión 2016.

Para ello hemos encuestado a 20.000 inversores de 28 países a escala global, 1.000 en España, que tienen previsto invertir un mínimo de 10.000 euros en los próximos 12 meses y que hayan modificado sus inversiones en los últimos 5 años.

Los resultados ponen de manifiesto el gran interés existente en todo el mundo por ampliar los conocimientos sobre inversión, un interés que destaca especialmente en el caso de España, donde un 92% de los encuestados desea ampliar su cultura financiera. Brindando así una gran oportunidad a las compañías del sector para respaldar a los inversores particulares en su deseo de mejorar sus conocimientos en la materia.

Además, queda reflejada la necesidad de educación financiera, ya que tan sólo el 37% de los inversores de todo el mundo supo identificar correctamente a qué se dedica una gestora de inversión. En comparación con otros países, los inversores españoles mostraron uno de los niveles más bajos de conocimientos del trabajo realizado por las gestoras de inversión; sólo un 31% supo definir correctamente en qué consiste la labor de estas compañías, lo que sitúa a los españoles prácticamente a la cola de Europa, seguidos únicamente por Francia, donde sólo el 29% supo identificarlo. El 39% de los inversores europeos identificó la definición correcta.

Es significativo que al 32% de los españoles encuestados le gustaría haber recibido una mejor educación financiera en su colegio o universidad, frente a sólo el 19% de los inversores europeos. Este porcentaje crece en las edades más avanzadas en el caso de España (un 35% de los mayores de 35 echó en falta adquirir más conocimientos, frente al 25% de los Millennials), lo que una vez más demuestra que todavía hay mucho trabajo por hacer en el área de la educación financiera.

El estudio pone de relieve que, para la mayoría de inversores del mundo (50%), los asesores financieros siguen siendo una figura esencial en el proceso de toma de decisiones de inversión. Un 48% de los europeos recurriría a un asesor financiero la próxima vez que tuviera que tomar una decisión de inversión y aquí destacan los españoles, ya que para un 62% de ellos los asesores financieros son una figura importante en el proceso de toma de decisiones, lo que representa el porcentaje más alto de Europa, seguidos de los italianos (59%), los polacos (58%), los rusos (56%) y los franceses (56%).

En cuanto a la relación de los clientes con las gestoras de fondos, un 68% de los inversores españoles se muestra más propenso actualmente a contactar con gestoras de inversión, al menos «en alguna ocasión», a través de un asesor financiero (el 73% de los Millennials frente al 66% de inversores de más edad) o directamente por teléfono (61%), en ambos casos por encima de la media europea cuyos porcentajes son 59% y 56% respectivamente.

Los medios más tecnológicos suelen ser menos usados por los españoles actualmente, pero dentro de estos métodos, son los Millennials los que más los utilizan. Según los resultados del estudio, estos últimos ganarán popularidad en los próximos cinco años como vía de comunicación entre las gestoras y los inversores, especialmente entre los Millennials. No obstante, a pesar de que el uso de herramientas tecnológicas aumentará de aquí a cinco años, la figura del asesor mantendrá su popularidad, siendo la primera opción para el 71% frente al 68% actual.

Carla Bergareche, directora general de Schroders para España y Portugal, comentó: «el hecho de que se exija a los inversores cada vez más que se responsabilicen de su futuro económico crea una necesidad apremiante de que se impliquen en su educación financiera y estén mejor informados por parte de las gestoras. Los inversores desean aprender más, lo que es alentador, y todos, independientemente de su edad, recurren a asesores financieros tanto para tomar decisiones de inversión como para ampliar sus conocimientos o contactar con su gestora. Esto pone de manifiesto que la figura del asesor financiero es clave y seguirá siéndolo dentro de cinco años. En Schroders, recomendamos a los inversores que busquen un asesoramiento profesional y seguimos trabajando para fomentar su educación financiera, a través por ejemplo de comunicaciones más simplificadas en materia de inversión».

Fuente: Schroders