Este año estará marcado por la vuelta de la volatilidad a los mercados

Cerramos el mes de Diciembre y el año 2017 con un mercado en total modo risk-on, con todos los índices de renta variable que seguimos desde Andbank Advisory Miamicerrando el año en positivo. Geográficamente los emergentes lideran la tabla, mientras que por estilo un año mejor para el growth que para el value, con los sectores más cíclicos superando a los defensivos y destacando el colapso de las volatilidades implícitas durante todo el año.

En el lado contrario de nuestra tabla, ¡Las divisas! 2017 en general ha sido un año difícil para el dólar pese al diferencial de tipos, con una Reserva Federal que ha cumplido su palabra de tres subidas, y un BCE para el que hasta 2019 no se espera movimiento alguno. Sin embargo, el mercado parece que ha “descubierto” el euro, sobre todo, tras las elecciones francesas que acarrearon una reducción clara de la prima de riesgo en los activos ligados a Europa (desde el crédito a la divisa). Otras divisas han seguido cotizando más la política que la economía, como la libra, o la las idas y vueltas de la amenaza proteccionista, como el peso mexicano.

 

Más allá de la renta variable, la renta fija cierra nuevamente un año de retornos positivos en todos los frentes, más marcados en los segmentos de más riesgo. Si la inflación en lo macro ha decepcionado, en la renta fija lo ha hecho la duración, sin pérdidas salvo en el caso alemán. En el lado contrario y de manera positiva algunos países que han vivido un claro re-rating (Portugal, Brasil,…).

En cuanto a los índices corporativos, las rentabilidades igual se han dado en EE.UU. que en Europa, con las financieras como sector favorito y el high yield con una volatilidad más marcada, sobretodo en la recta final del año.

¿Qué nos depara este año?

Comenzamos un nuevo año y en el 2018 la incertidumbre política continua presente principalmente en Estados Unidos, que con una reforma fiscal aprobada en los últimos días del año, dio un giro de 180 grados a un ‘decepcionante’ primer año de la administración de Trump. En Europa, seguimos con las negociaciones del Brexit, un proceso electoral en Italia y la continuación del drama independentista en Cataluña.

En nuestro documento de opinión corporativa “Estrategia 2018”, planteamos un escenario central de mayor crecimiento económico a nivel global, con un mercado laboral que apoya los fundamentales del consumo y un gasto en inversión que tendera a aumentar.

Por el lado de los precios, tras las últimas cifras de subidas salariales y la recuperación del precio del petróleo, esperamos un perfil más elevado de inflación para 2018 que pueda llevar a los bancos centrales, principalmente a la Fed a tomar una postura más agresiva de lo que actualmente anticipan los mercados. Nuestra hipótesis de base es que se producirán dos o tres subidas de tipos en Estados Unidos durante el 2018.

¿Y la renta variable?

En este entorno esperamos que la renta variable tenga un mejor comportamiento que la renta fija. En primer lugar, respecto a la deuda gubernamental esperamos que los tipos continúen a la alza, liderados por Estados Unidos con un bono del tesoro a 10 años que prevemos se aproximará al 3%, cotizando a valor razonable, con un suelo en 2,07% y un techo en 3,8%. Al otro lado del Atlántico, con la senda de la política del BCE que parece cristalina: en enero empezará una reducción del programa de compra de activos que durará nueve meses.

Las subidas de tipos únicamente comenzarían una vez finalizado ese ajuste, seguramente no antes de mediados de 2019, tenemos un objetivo para el bund alemán del 0,9% y para los países periféricos de 1,75% ES, 2,15% IT, 2,15% PT. En segundo lugar, respecto a la renta fija corporativa, con unas valoraciones ajustadas y una volatilidad creciente sobre todo en los escalones más bajos de calidad crediticia (High Yield) tomamos un posicionamiento más conservador, para el 2018 con los niveles de spread en niveles similares al 2007, esperamos retornos más conservadores que provengan de los cupones (carry) y no tanto de un estrechamiento de los spreads, por lo que en una perspectiva de rentabilidad/riesgo, preferimos la renta variable, frente al high yield.

En los mercados de Latinoamérica la incertidumbre política también se hace presente, en el 2018 tenemos proceso electoral en México; donde las encuestas muestran una preferencia electoral para el candidato de izquierdas Andres Manuel López Obrador y en Brasil; donde sorprendentemente Luiz Inácio Lula da Silva seria el candidato favorito, en el caso de que pudiera llegar a presentarse. Mientras tanto en Argentina, tras las elecciones del 2017 y la ausencia de ruido político, permiten al presidente Macri la oportunidad de avanzar en las reformas estructurales, dando una mayor estabilidad a los mercados.

No cabe duda que el 2018 viene con riesgos que pueden hacer de este, un año en el que la volatilidad vuelva a los mercados y no únicamente en la renta variable sino también en la renta fija y principalmente el high yield. Por ello creemos que la gestión activa recobrara importancia frente a la gestión pasiva durante el 2018, además de brindarnos una mayor diversificación en nuestras inversiones, el delegar la gestión de nuestras inversiones a un manager activo, nos da una mayor agilidad a la hora de aprovechar las oportunidades de inversión que la volatilidad nos presenta.

Como siempre, estoy a su disposición para revisar sus inversiones y ayudarles a posicionar su cartera de acuerdo a sus objetivos de inversión para este 2018. ¡Que tengan un buen comienzo de año!

Opinión Andbank Advisory Miami

Fuente: Funds Society