¿Es el momento de volver a la renta variable europea?

Tras los buenos datos macro y el rally reciente, las gestoras internacionales comparten sus perspectivas para la clase de activos.

En el segundo trimestre de 2013, y por primera vez desde finales del 2011, el PIB europeo registró un crecimiento positivo. Además, en julio, el índice de gestores de compras (PMI) agregado para toda la eurozona superó el umbral de los cincuenta puntos por primera vez en año y medio, lo que indica que la mayoría de las empresas encuestadas, tanto en Alemania como en otros países europeos, han visto incrementada su actividad.

Sin embargo, los analistas de Pioneer Investmentsno echan todavía las campanas al vuelo: “En nuestra opinión, los inversores llevan tanto tiempo siendo pesimistas sobre las perspectivas de crecimiento de la eurozona que cualquier señal positiva, como las registrados recientemente, han dado paso a un optimismo moderado”, afirman en su último informe de estrategia. Lo cierto es que la estabilización de la eurozona está llevando a muchos inversores a preguntarse si ha llegado el momento de volver a invertir en las empresas del Viejo Continente.

En los seis primeros meses del año, la renta variable europea se ha comportado bastante bien, a pesar de la débil recuperación”, explica Yves Maillot, jefe de renta variable europea de Natixis Global Asset Management, en sus últimas perspectivas. “A principios de año estimábamos avances de entre el 8 y el 15% para todo 2013 y, a finales de mayo, el MSCI Europa ya había ganado un 9,5%”. Aunque en la gestora francesa creen que las ganancias se moderarán en la segunda mitad del año, confían en que la abundante liquidez y las atractivas valoraciones seguirán respaldando la clase de activos, y se decantan por las empresas que ofrecen una elevada rentabilidad por dividendo.

Didier Borowski, codirector de estrategia y análisis económico de Amundi, se muestra más cauto: “Las políticas monetarias expansivas y la mejora del clima económico han atraído fondos hacia los mercados de renta variable europea pero los problemas de la eurozona siguen sin resolverse: el crecimiento sigue siendo frágil y la demanda privada (consumo e inversión) sigue cayendo en el sur de Europa”. Para el experto, “el momento es positivo para las acciones europeas pero, teniendo en cuenta el buen comportamiento reciente, nos parece que los riesgos son cada vez más asimétricos y esperamos correcciones en los próximos meses”.

El sector bancario, clave

Para Pioneer Investments, la mejora de los datos macro y los buenos resultados corporativos han contribuido al rally reciente vivido por las bolsas europeas. “Resulta destacable que el sector bancario, uno de los más expuestos a las economías nacionales, haya sido uno de los más beneficiados por los movimientos alcistas. En lo que llevamos de año, las ganancias de la banca europea superan la media del mercado”. Los expertos creen que los avances políticos con respecto a la unión bancaria respaldarán las perspectivas del sector ya que “los inversores apreciarán que las reformas sigan progresando, aunque lo hagan con lentitud”.

En Invesco Asset Management también ven valor en los bancos europeos: “Ante una situación de crecimiento económico y aumento de los tipos de interés en Europa, los títulos bancarios resultan atractivos porque están baratos y muestran potencial para ampliar sus márgenes y aumentar sus beneficios. Pero mientras siga pendiente la reforma del sector, recomendamos ser muy selectivos”.