Faltan 2 pilares para un crecimiento sostenible: visibilidad para favorecer la inversión y la inflación para reducir un endeudamiento excesivo

By | 17 marzo, 2016

La característica principal de las políticas de tipos de interés cero y políticas cuantitativas, es el uso de los mercados financieros como un conducto para reactivar la economía. Están diseñadas para reducir significativamente las curvas de tipos, aumentar los precios de los activos financieros para reducir el coste de capital y por lo tanto para relanzar la inversión a largo plazo. Esta política tiene como consecuencia hacer y utilizar como vector de difusión el «efecto riqueza» (aumento de los precios de las acciones y los bienes inmuebles, bajadas de tipos) y la caída del coste de capital.

La política monetaria no convencional no puede sin embargo detenerse a medio camino. De hecho, ya son más de 7 años en los que los inversores y los precios de los activos están «guiados» por el primer banco central en el mundo, la FED.

fed2

¿Qué ha ocurrido desde hace algunos meses?

La FED, tras haber preparado a los mercados para la normalización de su política monetaria desde mayo de 2013, y a la subida de tipos de interés desde la primavera de 2015 debido a la buena salud de la economía de Estados Unidos, no sólo ha abandonado, sino que su discurso ha cambiado (crecimiento, desaceleración, China, Emergentes), que está bien lejos de lo que podría esperar el mercado después de siete años.

Los bancos centrales no tienen más margen de error. La difusión del efecto riqueza al resto de la economía, al aumento de las expectativas de inflación pasa por una baja volatilidad de los precios de los activos que a su vez requieren una confianza a toda prueba de los inversores en el hecho de que hay un piloto en el avión. Este es el famoso » don’t fight the FED «!

La caída de la confianza en los mercados podría, por tanto, no sólo marcar un cambio sostenible en la evolución de los mercados, sino también aniquilar todos los aspectos económicos positivos esperados de las políticas monetarias no convencionales. La economía real es extremadamente vulnerable a los acontecimientos financieros, y una reversión a la baja en las acciones constituiría una mala noticia para el crecimiento.

Es urgente que los Bancos Centrales tomen las riendas.

¿Dónde estamos tras las fuertes caídas de agosto?

El poder persuasivo de los bancos centrales se ha ido debilitando. Los mercados cuestionan claramente la capacidad de los bancos centrales para restaurar el crecimiento y la inflación.

Contrariamente a las expectativas de la Reserva Federal, los inversores ya no anticipan una nueva subida de los tipos de interés en Estados Unidos para el año 2016, llaman al BCE y a su gobernador a ampliar el QE de manera concreta, el Banco de Japón ha anclado sus tipos en territorio negativo y sin embargo el Yen se aprecia!

La eficacia marginal de las decisiones/anuncios parece estar disminuyendo significativamente con el paso del tiempo, dejando a los mercados frente a sus dudas sobre el crecimiento futuro, la economía china, el desequilibrio en el mercado de petróleo o la salud de algunas economías emergentes. ¿Es temporal o permanente?

¿Podrán las nuevas medidas anunciadas por el BCE y la FED en marzo revertir la tendencia?

Nos tememos que no. La solución ya no se debe a las decisiones unilaterales de los bancos centrales. Los tipos de interés a corto plazo son negativos, la totalidad de la curva de tipos está bajo presión, siempre podemos ir más lejos, pero eso pone en duda de manera evidente las opciones de asignación de capital y activos o los modelos de negocio de algunas industrias (por ejemplo los bancos).

Nueve años después del inicio de la crisis económica y financiera, las deudas pública y privada siguen siendo importantes. Y eso continúa gracias a los tipos de interés tan bajos y que seguirán bajos.

deudas

Más allá de algunos anuncios ofensivos (compra de bonos corporativos, acciones?) que aliviaría a los mercados, al menos temporalmente, faltan dos pilares para un crecimiento sostenible: visibilidad para favorecer la inversión y la inflación para reducir la deuda excesiva.

La visibilidad vendrá de una estabilización de los precios del petróleo y una coordinación mucho más significativa entre los principales bancos centrales y los países del G-20. ¿Realmente podemos considerar una política de la Reserva Federal que pueda ser sostenible en oposición a las llevadas a cabo por el BCE, el Banco de Japón, de China y algunos grandes países emergentes?. La cooperación monetaria debe apuntar a una mayor estabilidad en los tipos de cambio; la coordinación económica debe apuntar a su vez a relanzar el consumo y el comercio mundial a diferencia de lo observado durante los últimos años. La estabilización de los precios del petróleo en niveles bajos permitirá darnos cuenta de su contribución muy positiva al crecimiento de la mayoría de las economías.

La inflación de bienes y servicios y, por lo tanto, de los salarios, podría encontrar su origen en dos factores positivos a medio plazo. La caída de los precios del petróleo restaura el margen de maniobra financiera para las empresas y el poder adquisitivo de los hogares. En esto, podría favorecer a una redistribución del valor añadido. Los poderes públicos deberán sin duda empujarlo y hacerlo también en particular en el G7 y el G20.

Estas políticas necesitarán tiempo para ponerse en práctica. Por lo tanto, los inversores deben acostumbrarse a un régimen de mayor volatilidad. Se trata de una ruptura con la historia financiera reciente.

En consecuencia, esto argumenta a favor de las políticas de inversión:

_Que privilegian la flexibilidad en la asignación de activos: la exposición al riesgo debe ser móvil en función del potencial de revalorización de los precios de los activos y/o rentabilidades;

_Que privilegian la gestión activa capaz de capturar las zonas de crecimiento más que seguir a los índices;

_La selección de títulos (acciones y crédito) que vengan avalados por un análisis financiero robusto.

Category: ACTUALIDAD Etiquetas: , , ,

About Iván Díez Sainz

Desde Junio 2008 hasta la actualidad Country Manager España, Portugal y Andorra en Groupama Asset Management. De Marzo 2001 a Junio 2008 Managing Director España, Responsable del Desarrollo de Negocio Institucional España, Director de Gestión & Análisis y Director de Control & Gestión de Riesgos en Capital at Work Av / Capital at Work Group

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *