Bancos Centrales y evolución en los tipos de interés

By | 16 mayo, 2017

Llevamos mucho tiempo escuchando acerca de las previsibles subidas de tipos de interés y de las retiradas de estímulos de los bancos centrales. Todos los días en las noticias se habla del tema, y de las consecuencias que va a tener.

Desde Conecta Capital queremos darle un enfoque especial, y es como van a repercutir en nuestro día a día, tanto en lo que se refiere a nuestros ahorros e inversiones, como en nuestras deudas, tanto las particulares como las de pequeñas y medianas empresas.

La retirada de estímulos (es decir, que los bancos centrales dejen de comprar deuda soberana y de determinadas empresas) es una realidad en EEUU, donde es el propio mercado el que esta financiando a estas empresas. Así mismo están comenzando a subir tipos de interés, de una manera gradual pero constante. En Europa en cambio el BCE sigue comprando deuda, si bien ha rebajado las compras, y se ha empezado a hablar del momento en que dejaran de hacerlo. La subida de tipos parece que será más lejana, pero para 2019 esa subida oficial parece que puede ser una realidad.2-1024x768La primera consecuencia que se dará afectara a los llamados activos de renta fija, las obligaciones y los bonos. Un tenedor de deuda de un estado soberano con un tipo de interés muy bajo vera como el precio de su activo bajara (como ya está pasando). El interés se seguirá abonando, pero si quiere venderlo a precio de mercado bajara, al ser el nuevo activo emitido más caro. Esto afectara especialmente a los partícipes de fondos de inversión de renta fija de larga duración y de los mal llamados fondos garantizados. Los valores liquidativos de estos fondos bajaran, de modo que si queremos rescatarlos tendremos perdidas. Por ello este tipo de activos deben ser puestos en revisión. En cambio se verán beneficiados aquellos fondos de renta fija de corto plazo con suficiente liquidez para asumir compras en duración, que serán los primeros que podrán adquirir esos nuevos activos repreciados e ir renovándolos conforme venzan los anteriores.

En lo que se refiere a los depósitos bancarios (el activo libre de riesgo más común en España), la evolución no será tan directa. Tenemos que tener en cuenta que los depósitos bancarios son utilizados como vía de captación de recursos de las entidades financieras, y que estas tienen que aprovechar las subidas de tipos para repreciar sus activos, pero esta subida no es inmediata. Además las entidades más solventes disponen de recursos de sobras, por lo que su principal objetivo será mejorar su cuenta de resultados. Las subidas de tipos serán aprovechadas por sus divisiones aseguradoras y servirán para repreciar el crédito, pero al ser progresivo (las carteras crediticias suben de manera escalonada, como explicaremos en un apartado posterior) y no necesitar liquidez no dañaran sus márgenes ofreciendo remuneraciones mucho más elevadas de las actuales.

Al hilo de lo anterior, es fundamental hablar del Euribor, principal referencia de nuestro endeudamiento en el 90% de los casos. El Euribor se fija con el interés al que se prestas las entidades y bancos centrales el dinero. El hecho de que la facilidad de depósito del BCE este en el -0,40 y que el tipo oficial sea cero, hace que las entidades hayan entrado en el terreno negativo para estas operaciones. Eso hace que el Euribor que revisa nuestras hipotecas este en esa cota. Cuando esas medidas se suavicen el Euribor ira evolucionando hasta alcanzar las cotas positivas, pero tenemos que tener en cuenta que será gradual, y que nuestros prestamos suelen tener periodos de revisión cada seis meses o un año. Es decir, que alguien que disfrute de una hipoteca al Euribor más 0,85 puede llegar a tardar al menos dos años y medio hasta que llegue a pagar un uno por ciento, según las previsiones de los principales analistas. Es evidente que nuestros préstamos subirán, pero no nos encontraremos subidas tan fuertes como las vistas en periodos pasados en un periodo estimado de cinco años.1

Ya en lo que se refiere a renta variable, siempre se dice que subidas de tipos perjudican a los activos de renta variable. En este caso nos tomaremos la afirmación con matices. Si las retiradas de estímulos se producen por un crecimiento estable y saneado de las economías desarrolladas, los activos de renta variable deberían llevar una evolución alcista estable (con sus sanas correcciones) y no exabruptos a la baja como los observados en esta década de crisis. Muchas empresas de diversas tipologías se beneficiaran de los dos factores, tanto crecimiento como subida de tipos (como empresas del sector financiero y asegurador)

En conclusión, todavía queda mucho tiempo para que veamos efectos reales, si bien parece que las medidas se van a empezar a tomar a lo largo del año en curso. El tiempo dirá como responden los mercados y su efecto en la economía real, aunque si hay algo que podemos asegurar es que parece que será algo gradual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *