Tener o no tener

By | 6 abril, 2017

¿Tener o no tener?

He ahí la cuestión. El desarrollo tecnológico avanza a velocidad de vértigo posibilitando nuevos modelos de empresa que están cambiando también nuestra manera de consumir. La propiedad de ciertos bienes empieza a perder atractivo frente a otras alternativas.

Yo en mi caso empecé con Spotify. ¿Para qué llenar las estanterías de mi casa de CDs o el disco duro de mi ordenador? Por una módica cantidad mensual tengo acceso a una inmensa y variada biblioteca musical.

1

Existen diversos modelos empresariales. El modelo “pago por uso” nos permite pagar por el uso temporal de ciertos bienes que hasta ahora solo podíamos disfrutar si los teníamos en propiedad. Empresas como Emov o Car to Go proporcionan un coche de alquiler para moverse por la ciudad de forma mucho más ágil y flexible que los sistemas de alquiler tradicionales. Si bien es cierto que tienen otras limitaciones de recorrido y kilometraje, solamente pago por el tiempo que lo uso.

Las suscripciones a través de apps y plataformas nos dan la posibilidad de acceder temporalmente a un conjunto de ellos. En este sentido, es más parecido a un alquiler. Igual que cuando alquilabas una cinta en un videoclub del que eras socio, ahora puedes pagar solo por la película que quieres ver o hacerte socio de Netflix y acceder a todos sus contenidos.

Otra posibilidad es acceder al uso de algo que quiero a través de plataformas de intercambio. En este caso,  los usuarios particulares participan a título personal en este sistema a través de plataformas electrónicas. Los ejemplos clásicos de este modelo serían Airbnb o Uber.

comercio-electronicoEs igual, pero no es lo mismo. Si dejo de pagar la suscripción pierdo el acceso y los contenidos descargados de algunas plataformas no son heredables, con lo cual no les podré dejar mi biblioteca de Kindle en herencia a mis hijos.

En definitiva, la tecnología permite el acceso al uso y disfrute un universo de bienes que tradicionalmente solo estaban al alcance de quienes podían permitirse comprarlos. Es quizá lo más cerca que hemos estado de un modelo “socialista” en el sentido de uso compartido, opuesto a la propiedad privada. Obligatorio, eso sí, un Smartphone y conexión wifi.

Category: ACTUALIDAD Etiquetas: , , , ,

About Mónica Hengstenberg

Licenciada en Ciencias Económicas por la Universidad Complutense de Madrid, tiene diferentes cursos de especialización en finanzas. Con más de 20 años de experiencia en el sector de la titulización, ha trabajado en TdA y actualmente forma parte del equipo directivo de Intermoney Titulización. Ha participado en diferentes proyectos de financiación para distintos clientes en diferentes sectores, principalmente bancario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *