Empleo móvil

By | 9 marzo, 2017

Lo confieso, soy una cegata virtual. Si alguien hace diez años me hubiese dicho que para trabajar solo se necesita un móvil y una conexión a internet el único empleo que se me hubiese ocurrido sería un servicio de atención al cliente o una línea erótica.

El desarrollo tecnológico avanza a velocidad de vértigo posibilitando nuevos modelos de intercambio de bienes y servicios que están cambiando también nuestra manera de trabajar y de consumir. La revolución digital está transformando la economía.3

En el aspecto laboral, una de las posibilidades es ofertar bienes o servicios a través de modelos de lo que conoce como economía colaborativa. Si usted tiene un coche y tiempo libre, puede ser chofer amateur a través de Uber. Si tiene una habitación libre, puede ser aprendiz de hostelero ofertándola en Airbnb. La cantidad de bienes y servicios que pueden imaginarse en este esquema es literalmente infinito: comida casera o chefs a domicilio, manicura o clases de francés, pasarle la ITV al coche o aparcarlo en el aeropuerto. Con una simple conexión a internet y un móvil cada vez hay mas posibilidades de ganarse la vida.

Los particulares participan a título personal en este sistema a través de plataformas digitales. Estas plataformas posibilitan el intercambio aportando la tecnología (geolocalizacion, medios de pago), establecen sus reglas y controles de calidad y cobran una comisión a los ofertantes. En realidad es como un mercado tradicional, o una asociación gremial. Uno paga una cuota por poner su puesto a cambio del uso de las infraestructuras del mercado. Con algunas actualizaciones, por supuesto: la base de clientes potenciales se amplía, la velocidad y el numero de transacciones aumentan, los costes fijos son mas bajos y el comprador tiene acceso a las valoraciones de clientes y usuarios anteriores. En este entorno digital tan veloz y cambiante, llegar el primero es importante, mantener la calidad es clave. Es probable que el cliente no te de una segunda oportunidad si le fallaste la primera, tiene muchas alternativas.

Según la Wikipedia, la economía colaborativa es “un sistema económico en el que se comparten e intercambian bienes y servicios a través de plataformas digitales.”4

A mí no me gusta en realidad esta definición de economía colaborativa porque creo que en esquemas como los descritos, ni se comparte ni se intercambia. Se compra y se vende. La diferencia es que cualquiera puede poner su puesto en el mercado, aprovechando un entorno en el que la regulación y la fiscalidad no están aun claras. Es la competición extrema del capitalismo disfrazada de nuevo comunismo.

Category: ACTUALIDAD Etiquetas: , , ,

About Mónica Hengstenberg

Licenciada en Ciencias Económicas por la Universidad Complutense de Madrid, tiene diferentes cursos de especialización en finanzas. Con más de 20 años de experiencia en el sector de la titulización, ha trabajado en TdA y actualmente forma parte del equipo directivo de Intermoney Titulización. Ha participado en diferentes proyectos de financiación para distintos clientes en diferentes sectores, principalmente bancario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *