Estamos preparados

By | 17 noviembre, 2016

En poco más de un año, entrará en vigor la regulación comunitaria MiFID II de la que tanto se está hablando desde hace tiempo y que, como ya hemos comentado en varias ocasiones, supondrá un cambio de 180º en la percepción que existe de la profesión de asesoramiento financiero en España y en la relación entre el profesional y sus clientes.

En EFPA acabamos de celebrar nuestro V congreso de asesoramiento, que este año se ha celebrado en Zaragoza, y desde la asociación volvemos con la sensación de que el sector está más concienciado, más preparado y más ilusionado que nunca con el nuevo estatus que adquirirá la profesión.

capture

Y es que hasta ahora la profesión de asesoramiento se ha movido en un limbo regulatorio. Al fin y al cabo, cabe recordar que España todavía es uno de los pocos países desarrollados donde no es necesario contar con una cualificación o experiencia mínima para sentarse delante de un cliente y ofrecerle información sobre productos o consejos de inversión. Y es una buena noticia que eso cambie en un futuro ya muy próximo.

Como directora de EFPA España, pienso en los más de 13.000 asesores financieros certificados por nuestra asociación que han hecho durante todos estos años un esfuerzo de autorregulación para certificar y ampliar sus conocimientos, con el objetivo final de poder ofrecer el mejor servicio al cliente. Esta es una profesión en constante transformación, al ritmo que marcan los mercados. Cada día nos enfrentamos a nuevos desafíos, a los diferentes cambios normativos que pueden afectar a la cartera del cliente y a la forma en la que puede preservar su patrimonio, así como a los nuevos productos que lanzan las entidades. Ahora todos estos profesionales que tomaron la delantera para ponerse al día, verán como ese esfuerzo mereció la pena.

2

Por otro lado, desde EFPA también confiamos en que esta nueva etapa de la CNMV sea fructífera, ante todos los cambios regulatorios a nivel comunitario, que tendrán que hacerse efectivos en España. El desafío es importante, pero creo que todos los actores estamos concienciados para poner de nuestra parte para estar a la altura ante un nuevo escenario que se presenta prometedor.

La receta es muy sencilla. A más formación y mejor regulación, mayor protección al cliente. Y esa es la máxima que debe guiar nuestros pasos en los próximos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *