Monthly Archives: mayo 2018

Crack de renta fija: ¿fantasía o realidad?

Los indicadores económicos globales todavía señalan un crecimiento estable y robusto. En este momento, no creemos en la hipótesis de un inminente final de ciclo, que algunos observadores anticipan en vista de la duración excepcional de la recuperación económica post-crisis 2008-2009. Es cierto que en Estados Unidos se observa una situación de sobre-empleo (con una tasa de desempleo del 3,9% en comparación con una tasa de desempleo estructural del 4,4%) asociada a un aumento cíclico de los salarios, que ahora están en el límite superior del canal en el que oscilaron en los últimos trimestres, pero todavía estamos lejos de una inflación salarial excesiva. Y observamos que el ciclo de producción todavía está significativamente por detrás de la demanda, un factor esencial para mantener el crecimiento económico.

Esperamos una continuación bastante lógica de la subida de los tipos de interés. El entorno económico debería contribuir al aumento de las expectativas de inflación y de los tipos de interés reales. Nuestro escenario central es el de una subida tendencial de los tipos a largo plazo de los bonos, en un entorno favorable al crecimiento y de reducción efectiva del balance de la Reserva Federal americana. El entorno económico requiere un aumento de los tipos de interés.crack2

La fuerza y lo repentino de esta subida se deben poner en perspectiva. Este es un proceso gradual, el nivel del bono americano a 10 años ya se ha normalizado en gran medida, cercano al 3,10% en la actualidad. En la eurozona, el potencial de crecimiento es más alto, ya que los tipos de interés de referencia siguen rezagados -y anormalmente bajos en el contexto económico actual – en comparación con sus pares estadounidenses. Esto se debe particularmente al retraso en los ciclos de las políticas monetarias, con la Reserva Federal (Fed) endureciendo sus condiciones mucho antes que el Banco Central Europeo (BCE), cuyo programa de recompra de activos no está aun totalmente acabado. Nuestro escenario central es, por lo tanto, una reducción de esta brecha, a través de una subida más fuerte en los bonos del gobierno alemán (Bund) en los próximos trimestres. Los bancos centrales gozan de una gran credibilidad. Su comunicación es relativamente clara y la salida de las políticas no convencionales de la Fed y el BCE se implementa de una manera muy progresiva y controlada.

La subida de los tipos de referencia de la Fed se hizo por buenas razones, de acuerdo con un ciclo virtuoso de normalización monetaria en un clima económico favorable. Anticipamos una recuperación tendencial de los tipos de interés desde niveles todavía relativamente bajos en los países desarrollados, sin desviación. Las expectativas de inflación acompañan al crecimiento, sin exceso ni riesgo de sobrecalentamiento.

Un movimiento “estructural” de caída de los tipos de interés es poco probable en los próximos meses. Haría falta una reversión repentina del ciclo económico – que, como he expresado, no es en absoluto nuestro escenario central – o un riesgo político suficientemente poderoso alimente un movimiento de “risk-off” , de fuga hacia la calidad por parte de los inversores.  

 

EFPA Congress de Sevilla, la cita del año para el asesoramiento

En pleno debate en la industria sobre la reciente entrada en vigor de la directiva MIFID II, de la que ya hemos hablado en varias ocasiones en este mismo blog, cabe destacar una fecha señala para todos aquellos que tengan algún nexo con el asesoramiento financiero. Y es que los próximos 25 y 26 de octubre se celebrará en la ciudad de Sevilla el VI Congreso de EFPA España, que reunirá a cientos de profesionales del sector financiero.

Esta cita se presenta como una excelente oportunidad para analizar cuáles han sido los primeros pasos tras la puesta en marcha de la nueva normativa comunitaria, conocer los efectos de su aplicación (a la espera de la transposición definitiva) y cómo está calando entre todos los profesionales. Además de los efectos de MIFID II sobre la nueva Ley del mercado de valores, EFPA Congress abordará los próximos retos del sector financiero ante el creciente protagonismo del mundo Fintech, las características de las estrategias de los mejores gestores, los mecanismos de inversiones alternativas y las diferentes opciones de inversión para canalizar el ahorro para la jubilación. Una visión global del momento que vive la industria.1

Además de personalidades del ámbito del asesoramiento, al encuentro en la capital hispalense acudirán expertos en economía, representantes de entidades financieras del más alto nivel, así como miembros de gestoras, asociaciones y prensa. Un evento que será el escenario perfecto para captar el pulso al ámbito del asesoramiento financiero en todos sus niveles y el foro idóneo para la realización de labores de networking entre profesionales, donde compartir sus conocimientos, expectativas y experiencia.

Además, los asociados de EFPA España podrán participar en una serie de talleres sobre diferentes temas enfocados para mejorar los procedimientos a la hora de afrontar el trabajo diario de cara al cliente. Tras el éxito de las últimas ediciones celebradas en Santiago de Compostela y en Zaragoza, esta edición tiene especial significado, ya que la asociación podrá celebrar con todo el sector financiero el crecimiento que ha experimentado a lo largo de los dos últimos años, que nos ha permitido superar ya la cifra de 25.000 asesores certificados. Sin duda, una de las fechas marcadas en rojo en el calendario financiero. ¡Os esperamos en Sevilla!

Volatilidad y Realidad

Escribir sobre la situación del mercado es un ejercicio recomendable, más aún cuando asistimos a un período como el actual, donde la incertidumbre y la volatilidad plantean dudas a los inversores sobre el futuro de los mercados.

Los últimos meses han estado repletos de acontecimientos que han despertado una volatilidad que parecía adormecida en 2017. El repunte de tipos a largo en EEUU, las amenazas de una guerra comercial o el desplome de las compañías tecnológicas han sido argumentos suficientes para que veamos repuntes en la percepción de riesgo y para empezar a cuestionarnos los fundamentales de un mercado que arrancaba el presente año con síntomas muy positivos.

Ante un entorno como el actual, el gestor tiene el no siempre fácil reto de separar lo que podemos calificar como “ruido” (distorsiones de mercado corto – placistas) de los fundamentales, que deberían guiar siempre nuestras decisiones de inversión.1

Centrándonos en los fundamentales, seguimos viendo como el crecimiento económico coordinado sigue siendo la tónica general para 2018, los beneficios empresariales mantienen notables crecimientos y las valoraciones de las bolsas son más atractivas que a principios de año.

Siguen existiendo riesgos para los mercados. El enorme volumen de deuda sobre el que se están asentando las economías desarrolladas, el desacoplamiento entre la economía real y la política monetaria europea o un posible repunte de la inflación, nos parecen amenazas más preocupantes que las amenazas de una guerra comercial que, en el fondo, nadie quiere.

En Gesconsult mantenemos nuestras ideas de inversión en renta variable española en compañías como Europac, Cie Automotive o Dominion. En el caso de la primera, creemos que Europac se aprovecha de un escenario en el que algo que hasta ahora era coyuntural, el consumo de cartón, ha pasado a ser estructural gracias a factores demográficos y nuevos patrones de consumo. En este contexto y a pesar de los avances en bolsa, una compañía como Europac sigue siendo una buena oportunidad.

Por otra parte, Cie Automotive se beneficia no sólo de la recuperación económica a nivel global (donde capitaliza su diversificación geográfica y de clientes), sino también de una industria en transformación (la automovilística), donde la necesidad de I+D de los ensambladores va a seguir favoreciendo el negocio de los fabricantes de componentes como Cie Automotive.

David Ardura – Director de Gestión en Gesconsult

El BCE en posición « stand by » previa a la reunión estratégica de junio

Como era de esperar, el BCE no proporcionó nuevas pistas sobre las perspectivas de su política monetaria y el Consejo ni siquiera trató qué podría hacer o decir en la próxima reunión del 14 de junio. Las temáticas se centraron principalmente en la reciente moderación de la actividad e incluso si el BCE relativizó la debilidad de los indicadores económicos del primer trimestre, Mario Draghi reiteró por otro lado que el BCE debería tener una mejor visión de la dinámica subyacente de la actividad económica antes de ver los siguientes pasos sobre su futura política monetaria.

Nuestro análisis:

El Banco Central ha tomado nota de la reciente moderación en la actividad económica y además ha reconocido que las tensiones comerciales representan un riesgo bajista “más importante” para el crecimiento. A pesar de esta moderación, el BCE prevé una expansión sólida y generalizada y mantiene su evaluación en la que los riesgos pesan sobre sus perspectivas de crecimiento “permanecen globalmente equilibrados”. Sin embargo, el BCE ha dejado de lado la posibilidad de riesgos alcistas a corto plazo en el crecimiento, algo que al mismo tiempo no es sorprendente tras la revisión al alza del crecimiento del PIB en el cuarto trimestre de 2017 (de 0,6% a 0,7%). ) y después los datos (menos buenos) registrados en febrero / marzo. En conjunto, el BCE se mantiene en una posición de espera o “stand by” y utilizará todo el espacio-tiempo de que dispone antes de tomar decisiones en firme. 1

Con respecto a la inflación, el discurso apenas cambia. El BCE sigue confiando en la convergencia de la inflación a medio plazo hacia el objetivo, incluso si la inflación subyacente es aún demasiado baja. Por otro lado Mario Draghi habló de datos más alentadores sobre los salarios, que pueden añadir presión sobre los precios.

Nuestro escenario en este punto del camino no cambia: el BCE seguirá avanzando “paso a paso” y sin correr riesgos. Si las tensiones comerciales se debilitan en las próximas semanas, los datos económicos superan las actuales “turbulencias” y la inflación subyacente aumenta gradualmente como se esperaba, el BCE debería ajustar su política monetaria el 14 de junio o, como muy tarde, durante la última reunión del 26 de julio, antes de las vacaciones de verano. Creemos en este momento que el BCE podría reducir el « corridor » en torno a los tipos de refinanciamiento elevando los tipos de depósito en primavera de 2019, antes de la primera subida de tipos de refinanciamiento en verano de 2019.