Monthly Archives: abril 2018

Los servicios financieros tras MiFID II

A falta de la transposición definitiva, las grandes entidades financieras han avanzado mucho en la adaptación de sus modelos a la nueva norma MiFID II, que nace con la intención de poner al cliente en el centro de la actividad financiera. Ya hemos comentado en varias ocasiones que el sector todavía tiene mucho camino por andar. Y es que, con la llegada de la nueva normativa, el panorama ha cambiado radicalmente para los asesores financieros: se enfrentan a un verdadero reto, pero a su vez a una gran oportunidad.

Cuando hablamos de retos nos referimos a que la nueva regulación conlleva ciertas exigencias: los asesores deben acreditar un nivel de cualificación certificado oficialmente que acrediten sus aptitudes- así como una experiencia determinada en el sector financiero.

MiFID II ha puesto en valor el asesoramiento. Es muy importante que el asesor eduque debidamente al cliente y que le informe debidamente sobre cuál es el valor que le está aportando por la prestación de su servicio. El asesor debe ser un profesional bien formado y suficientemente preparado para que el inversor tenga una barrera protectora frente a los mercados. Estas exigencias de capacitación profesional resultan especialmente necesarias en un sector en el que cada día aparecen nuevos productos y servicios y que está sujeto a permanentes transformaciones regulatorias, tecnológicas y de la demanda. Por todo ello, MiFID II marca un antes y un después en la relación entre entidades, profesionales y clientes.2

La formación continuada, el estricto cumplimiento de unos requisitos éticos, y la alineación con los objetivos del cliente, a través del conocimiento exhaustivo de su perfil, son tres cuestiones que MiFID II debe todavía reforzar. En los últimos años, se ha realizado un gran esfuerzo y ahora es el momento de recoger los frutos y aplicar los buenos hábitos aprendidos. La confianza del ahorrador está en juego y no podemos desaprovechar una oportunidad única para dejar atrás prácticas del pasado que pronto quedarán desterradas.

En este escenario, los servicios financieros tras MiFID II deben llevar implícitas unas prácticas intachables de los profesionales. Nuestra experiencia de las dos últimas décadas en EFPA nos lleva a afirmar que el asesor debe reciclase de una forma continuada. Ese, junto con el conocimiento del perfil de inversión, marcará la hoja de ruta para ofrecer un servicio óptimo y de calidad al cliente.

Otro de los grandes desafíos que plantea la nueva normativa para el asesoramiento financiero es la digitalización y en especial el papel que están jugando los robots en el mundo de las finanzas. Las Fintech han revolucionado la industria financiera y son sin duda una ayuda innegable y un aliado del asesor financiero. Sin embargo, hay cuestiones, como la gestión de las emociones del inversor, la definición de un perfil adecuado a las necesidades del inversor o el tiempo de dedicación a las que difícilmente un robot podrá llegar.

Hablar de MiFID II es hablar también de una oportunidad sin precedentes para la profesionalización del asesor, la estandarización de los conocimientos que implica ser asesor financiero y el respeto hacia una profesión que no puede desempeñar cualquiera, como ha ocurrido hasta ahora.

No duden que la formación continua será el salvoconducto adecuado para una nueva era en el asesoramiento financiero.

Proteccionismo americano

La posibilidad de una guerra comercial y la corrección en los valores tecnológicos en EEUU han generado caídas en los activos de riesgo y han hecho que, de una manera bastante absurda, los bonos públicos actúen como activo refugio. Nosotros damos muy poca probabilidad a un escenario de guerra comercial global y seguimos pensando que el escenario que tenemos por delante es el de reflación, con riesgos crecientes de sobrecalentamiento en países como EEUU.

El sentimiento en los mercados se ha visto perjudicado en las últimas semanas por los ruidos entorno a la posibilidad de una guerra comercial a gran escala y las tensiones geopolíticas en Oriente Medio y Rusia. La corrección observada en los valores tecnológicos estadounidenses tampoco ha contribuido a generar buen rollo. La consecuencia ha sido la habitual: corrección en los activos de riesgo y revalorización de los bonos como activo refugio.

Cuando suceden estas cosas, conviene preguntarse lo siguiente: ¿Cuál es la probabilidad real de que se materialice el escenario más negativo? Y, a la luz de lo anterior, ¿Existen razones para revisar de un modo decisivo las estimaciones de valoración fundamental de las principales clases de activos? En lo que queda de carta, vamos a reflexionar sobre ambas cuestiones, pero adelantamos ya nuestras conclusiones: primera, que un escenario disruptivo de guerra comercial capaz de dar al traste con el crecimiento global, aunque no descartable del todo, es muy improbable; segunda, que hay que tener en cuenta que, de materializarse un escenario de guerra comercial, el resultado sería un menor crecimiento global y una mayor inflación (un escenario claramente negativo para los activos de riesgo pero que no tendría por qué ser malo para las posiciones cortas en bonos mantenidas por Alinea); tercera, teniendo en cuenta lo anterior y las buenas noticias económicas conocidas durante las últimas semanas (tanto en términos de actividad como de precios), no vemos ninguna razón para dejar de pensar que los tipos a largo plazo deben subir de forma sensible respecto de sus niveles actuales.

Aun admitiendo como cierto que los riesgos asociados a un mayor proteccionismo han aumentado, ¿Por qué decimos que la probabilidad de un escenario de guerra comercial es reducida? Porque el objetivo de EEUU no es desencadenar una guerra comercial a gran escala sino presionar a China para que este país mejore la protección de la propiedad intelectual y abra más su mercado interno a las empresas extranjeras. EEUU ni quiere ni puede iniciar una guerra comercial con carácter generalizado: en un contexto de pleno empleo, sus autoridades saben que el efecto principal de una subida generalizada de aranceles no sería mayor crecimiento económico sino una inflación mucho más elevada (de hecho, el acuerdo comercial con Corea y las buenas señales sobre NAFTA serían una muestra de que EEUU no está buscando un enfrentamiento comercial global). China, por su parte, es uno de los beneficiarios fundamentales del comercio internacional y no querrá poner en riesgo un elemento esencial de su crecimiento económico. Al mismo tiempo, las autoridades chinas saben, y ya vienen haciendo declaraciones en este sentido, que una vez que han hecho progresos en su desarrollo económico llega el momento de dejar de apropiarse de forma poco ortodoxa de la propiedad intelectual desarrollada por empresas occidentales.

1

Las referencias de Trump a la “reciprocidad” han sido dejadas de lado para el mercado, pero son importantes: Trump habla de, llegado el caso, poner los mismos aranceles a China que ésta pone a los productos americanos. Teniendo en cuenta que el arancel promedio chino no es exageradamente superior al americano, este concepto de reciprocidad debería poner coto también a cuánto podría llegar a complicarse un eventual escenario de guerra comercial.

Estamos comenzado ahora la temporada de resultados que podría funcionar como catalizador para el mercado y que se alejen aún más los riesgos geopolíticos. Por el momento no son muchas las empresas que han presentado, tan sólo los bancos americanos como lo más reseñable, donde todos mostraban un mejor comportamiento en la parte comercial, que sustenta en parte la visión positiva sobre el consumo a futuro de los americanos.

Nuestra valoración sobre el S&P 500 ha cambiado, si bien sigue siendo negativa. Habíamos quizás pecado de conservadores en nuestras estimaciones este año por el efecto de la reforma fiscal. Viendo lo que han ido presentando las compañías y diferentes lecturas sobre el tema consideramos que el 11% de incremento este año en el BPA puede que se quede corto, por lo que incrementamos nuestras estimaciones hasta el 17%, dando como resultado un fair value para el S&P 500 de casi 2.530 puntos y que daría como resultado un S&P cotizando a un P/E de 16,7x. No obstante, seguimos siendo cautos con el Total Payout a futuro y recordamos otros puntos para los próximos años: 1) consideramos que el dólar debería de apreciarse ligeramente; 2) el efecto de la reforma fiscal no puede ser infinito porque sitúa a la deuda pública en una senda insostenible; 3) las presiones en salarios pueden perjudicar los márgenes

Gesconsult Renta Fija Flexible

Gesconsult Renta Fija Flexible – Incometric Gesconsult Flexible Income (versión Luxemburgo) 

4 estrellas Morningstar a 5 años.

Número 1 ranking Expansion de su categoría (Mixtos RF Europa).

Rentabilidad 2018: +1,08% (a 10.04.2018); Rentabilidad 2017: +2,94%

Fondo Mixto Renta Fija Zona Euro. Invierte 0-30% en Renta Variable Zona Euro.

ISIN Español: ES0138217031. ISIN Luxemburgo: LU1321562719.

  • Estilo de Gestión:

            – Protección de capital: nuestro objetivo es controlar la volatilidad (máximo del    4%). Con este máximo de volatilidad, el fondo bate de manera consistente su índice de referencia.

            – Gestión Activa y Flexible.

  • Estrategia en Renta Fija, basada en la prudencia:

Duraciones Cortas, Bonos Flotantes, Titulizaciones, Posiciones Cortas sobre Bono Alemán y sobre Bono Italiano, Bonos Híbridos con Calles Cercanas y Liquidez.

           – Visión Mercados:

* Renta Fija Corporativa afectada por la volatilidad actual en los mercados.  Corrección puntual, creemos que el fondo de mercado sigue siendo positivo. Hemos aprovechado oportunidades en mercado para incrementar la rentabilidad interna de la cartera.

* Iliquidez de mercado. La normalización de la volatilidad traerá eficiencia al mercado y los precios se volverán a ajustar al alza.

         – Oportunidades en Renta Fija:  -Portugal: Corporativos (SONAE, NOS, REN…). En 2017 nos beneficiamos de la subida de rating a Portugal a través de soberanos en cartera. En 2018   buscaremos alternativas en corporativos portugueses.

* Italia: emisiones concretas en Bancos italianos (Intesa San Paolo y Unicredit)

* Portugal: Corporativos (SONAE, NOS, REN…). En 2017 nos beneficiamos de la subida de rating a Portugal a través de soberanos en cartera. En 2018   buscaremos alternativas en corporativos portugueses

        – Hemos ampliado nuestro pull de brokers para papeles más concretos en Italia o Portugal, como es el caso actual.

  • Estrategia en Renta Variable:

        – Enfoque cíclico de la Renta Variable: Bancos, Papel y Sector Inmobiliario.

        – Utilización de coberturas sobre índices de renta variable ante las subidas de la volatilidad.

        – Porcentaje de inversión actual en Renta Variable: 8% sobre el patrimonio total del fondo efectivo después de coberturas (futuros Ibex 35 y EuroStoxx50).

Evolución del Fondo a 10 años frente al Sector de Fondos Mixtos

Imagen1

Imagen2

*Fuente Bloomberg. Datos a 29/03/2018