Monthly Archives: marzo 2018

Brasil: preocupante aumento de la deuda pública

En Brasil, la dinámica de la deuda pública continúa deteriorándose. El saldo de la deuda del gobierno se situó en el 74,5% del PIB en enero de 2018. A finales de 2017, el nivel era del 74% del PIB, y del 70% un año antes. Este aumento de la deuda se produjo mientras que el saldo de la administración central sigue siendo muy deficitario. A pesar de una mejora observada en enero (el saldo de las cuentas públicas fue de superávit a lo largo del mes) y los esfuerzos de consolidación emprendidos por las autoridades desde 2016, el déficit público acumulado fue del 7,5% del PIB.

Se prevé que la situación continúe. El saldo primario sigue siendo deficitario y no parece que vaya a mejorar de inmediato, mientras que la actividad real está luchando por acelerarse. El crecimiento, de hecho, se ha moderado considerablemente desde el pico observado a inicios del 2017 (0,1% en el último trimestre de 2017 en comparación con el trimestre anterior, mientras que el ritmo era del 1,3% en el primer trimestre de 2017). Al mismo tiempo, las autoridades no han implementado las reformas que deberían permitir el saneamiento de las finanzas públicas. En particular, la reforma de las pensiones fue abandonada por el gobierno de Temer porque no pudo reunir los votos necesarios en el Parlamento. Todo esto tiene lugar en un contexto político tenso, donde crecen las incertidumbres con la cercanía de las elecciones previstas para octubre de 2018. La lentitud de las reformas y la falta de progreso en la reducción del déficit han llevado a la agencia de calificación S&P a bajar el rating de Brasil un escalón hasta el BB- el pasado mes de enero.1

En total, sin reformas estructurales a gran escala, el estado de las finanzas públicas de Brasil seguirá estando degradado. Nuestras proyecciones apuntan a una deuda pública que aumentará al 84% en 2020. Si la amenaza inmediata de una crisis de deuda soberana es relativamente débil, el mayor riesgo será la evolución de las reformas en un contexto incierto: elecciones presidenciales, nombre y ubicación de la nueva Presidencia, etc. Una de las consecuencias sería el resurgimiento de la inflación, lo que nuevamente presionaría al banco central, que debería ajustar el tipo de referencia SELIC a niveles no favorables para la demanda interna.

Finalmente, en caso de crisis, creemos que el margen de maniobra de las autoridades será estrecho debido a la lentitud de la recuperación y la aceleración de la inflación. La única variable de ajuste serían los tipos de interés y el uso de un programa de compra de deuda sería una solución para mitigar las tensiones en el mercado de renta fija.

El principio de escasez en el mercado laboral

Quienes piensan que se puede crecer indefinidamente por encima del potencial sin presionar al alza a precios y salarios olvidan un principio económico básico: el principio de escasez. ¿Cómo aplica este principio de escasez a la situación actual de la economía global? Lo hace al menos de dos formas. Por el lado de los salarios, a medida que un país (en este caso un planeta) crece por encima del potencial, los factores de producción (sí, también el factor trabajo) tienden a volverse escasos y esto, antes o después, de forma lineal o no, acaba teniendo como efecto un comportamiento más dinámico de los salarios.

El comportamiento reciente de los salarios en EEUU o el reciente acuerdo alcanzado entre la patronal y el principal sindicado industrial alemán (IG Metal), que implica subidas salariales de cerca del 4% anual durante 2018 y 2019 son buenos ejemplos en este sentido. Lo que está sucediendo también en muchas economías de Europa del Este, que muestran una combinación evidente de caídas de desempleo y presiones al alza en precios y salarios, también puede servir de adelanto de lo que está por venir a nivel global.1

 

2

En cuanto a los precios, el comportamiento reciente de éstos en EEUU también da muestras de repunte, en un contexto en que indicadores como el ISM muestran con cada vez más claridad que en muchos segmentos de la economía americana el crecimiento de la demanda comienza a superar al de la oferta (en particular, durante los últimos meses se vienen apreciando repuntes significativos en los compontes del ISM relativos a número de pedidos pendientes de ser atendidos y a cantidad de tiempo que las empresas americanas necesitan para satisfacer la demanda de sus clientes).

5

Hay quien dirá, llegados a este punto, que nos estamos olvidando de fenómenos importantes a la hora de estimar cuál puede ser el comportamiento previsible de la inflación en los próximos años. En particular, ¿ qué pasa con el efecto Amazon? ¿ qué pasa con la robotización y el progreso tecnológico? Y no les falta algo de razón a los que utilizan este tipo de argumentos. Es obvio que, todo lo demás constante, fenómenos como el de Amazon (por la vía de presionar a la baja los márgenes de las compañías y de dotar de mayor eficiencia a las cadenas de distribución global) tiende a moderar durante un cierto tiempo el comportamiento de los precios. Y lo mismo sucede con fenómenos como la robotización y el progreso tecnológico, en la medida en que suponen reducciones significativas de costes que también pueden impactar en las decisiones de fijación de precios por parte de las compañías.

¿Qué podemos argumentar ante quienes realizan este tipo de consideraciones? Al menos dos cosas. En primer lugar, que ni el progreso tecnológico ha comenzado hoy ni Amazon es un ejemplo único en la historia. Así, por ejemplo, hay estudios que constatan que el surgimiento de lo que se dio en llamar el efecto Walmart allá por los años noventa tuvo un efecto depresivo sobre la inflación superior al que ahora puede ser atribuible al gigante tecnológico estadounidense. En cuanto al progreso tecnológico, la cosa es aún más evidente: llevamos observando avances significativos en este campo desde la revolución industrial y, de hecho, si por algo se ha caracterizado el período reciente es por haber dado lugar a un crecimiento de la productividad (la evolución de esta variable es una de las formas de ver el éxito del progreso tecnológico) que se ha situado muy por debajo de su media histórica.

Y lo que es más importante: sea cual sea el impacto que durante un tiempo puedan tener los factores de naturaleza estructural a la hora de presionar a la baja a los precios, la influencia de éstos no puede eliminar por completo los efectos del ya citado principio de escasez. A medida que la demanda supera la oferta (como ya está sucediendo en muchos países) y a medida también que el factor trabajo se vuelve escaso (algo que también está empezando a suceder) los precios de los bienes y servicios tienden a aumentar y los salarios que reciben los trabajadores también tienden a volverse más amplios.

6

Más mujeres en las finanzas

Un año más, con motivo del Día Internacional de la Mujer, EFPA España ha presentado las principales conclusiones de su encuesta sobre el rol de la mujer en las finanzas familiares.

En esta su quinta edición, se ha vuelto a poner de manifiesto que las mujeres gestionamos el patrimonio familiar de manera diferente: somos más prudentes, reflexivas, pensamos en el largo plazo y, además, tenemos menos propensión a tomar decisiones arriesgadas.

Entre las conclusiones más destacadas destaca el hecho de que el porcentaje de asesores que otorga a la mujer un papel protagonista en la toma de decisiones sobre finanzas en el núcleo familiar vuelve a crecer en 2018 y se sitúa en el 56% (ocho puntos por encima que hace dos años), mientras que solo el 15% delegan sus decisiones a este respecto. Pero ¿por qué se mantienen al margen o confían a los hombres estas decisiones? El 37% de los consultados cree que se debe a un claro desinterés por las finanzas, el 27% lo atribuye al desconocimiento o la falta de cultura financiera y el 20% restante cree que las mujeres, por lo general, siguen viendo las finanzas como un mundo dominado por los hombres.

3

Un año más las cifras son abrumadoras: la educación de los hijos se mantiene en el pódium como el principal quebradero de cabeza de las mujeres en materia financiera (40%), por delante de la búsqueda de una independencia financiera personal (21%). Sólo el 18% apuntan a la compra de una vivienda, que se sitúa en tercera posición, por delante del ahorro para la jubilación, que solo es señalado por el 12% de los consultados.

Otro aspecto digno de mención es el hecho de que cada vez más asesores consideran que la mujer tiene un papel protagonista a la hora de tomar decisiones de inversión. Además, se confirma que las mujeres pueden ofrecer una visión menos visceral y más meditada.

Y es que a pesar de que se ha avanzado mucho en los últimos 30 años y que queda mucho camino por andar, las mujeres hemos cogido las riendas en la gestión del patrimonio familiar. El 42% de los asociados de EFPA España encuestados señala que, en los dos últimos años, ha aumentado considerablemente el número de mujeres que requieren los servicios de asesoramiento financiero profesional, frente al 56% que considera que se ha mantenido. Aunque hoy por hoy, el mundo financiero sigue dominado por los hombres, la presencia femenina va ganando notoriedad.

Inflación; el Yang y el Yin

El Yin y el Yang, dos conceptos tradicionales del taoísmo que representan la dualidad de fuerzas opuestas y complementarias que se encuentran en todas las cosas del universo. Cada ser, objeto o fenómeno posee una propiedad de la que depende para existir pero, al mismo tiempo, dicha propiedad se puede ver como su contraria. Todo depende del punto de vista con el que se mire o de cómo cambien las circunstancias que lo influyen, de modo que nada existe en su estado puro ni tampoco en absoluta quietud; todo se encuentra en proceso de continua transformación.

De aplicar esta filosofía a la economía moderna, seguro que encontraríamos muchas variables económicas que cumplen esa condición de verse gobernadas por fuerzas contrapuesta. Entre todas, destaca una en la que se identifican de forma más clara ese Yin y Yang: la inflación.

La inflación, puede verse desde un prisma muy positivo (el Yang), pues incentiva a los ahorradores a invertir y a los consumidores a gastar en lugar de posponer dicho gasto, logrando así que el dinero se mueva en la economía. Además, la inflación permite a los deudores hacer frente a sus deudas más holgadamente, a las empresas poder ajustar salarios de forma real sin tener que hacerlo en términos nominales o al Estado hacer frente al gasto de las pensiones. Lo más positivo de la inflación, según los economistas fieles a la corriente keynesiana, es que ésta equivale a un mayor crecimiento económico. Una inflación alta se relaciona con reducción del desempleo y aumento de la actividad productiva, tal y como demostraba la Curva de Philips.

1

Frente a estas interpretaciones positivas coexisten otras negativas que las contrarrestan. Así, en su vertiente negativa (el Yin), tenemos que la inflación provoca mayor apalancamiento, castiga a los acreedores o reduce el poder de compra de trabajadores y pensionistas si no se realiza el ajuste nominal pertinente de sus rentas, entre otros. Como contestación al optimismo de la vertiente keynesiana, Milton Friedman argumentó que una política monetaria expansiva sólo tiene efectos reales de crecimiento a corto plazo, mientras que a largo el efecto es puramente inflacionario.

Respecto a la gestión de fondos de inversión, la inflación es una variable que todo gestor debe tener en cuenta a la hora de gestionar una cartera. Los gestores de renta fija deben anticipar posibles sorpresas de la inflación real sobre la esperada con el fin de lograr anticiparse a las subidas de tipos de los bancos centrales y así preponderar una parte de la curva u otra. Por su parte, los gestores de renta variable, deben analizar de qué manera afecta la inflación a los precios y volúmenes, tanto del producto final vendido como a las compras de materias primas, insumos, costes laborales u otros aprovisionamientos, expandiendo o erosionando los márgenes.

Por tanto, los vaivenes de la inflación y sus expectativas, no sólo afectan a las carteras de renta fija (en las que las rentabilidades de los bonos suben y en consecuencia sus precios bajan), también afectan a las de renta variable, en cuanto las valoraciones intrínsecas de las acciones puedan verse atenuadas (debido a que el coste medio ponderado del capital con el que los flujos de caja futuros se descuentan a valor presente se acentúe).

Con todo, la tarea de un gestor de fondos será entender en qué punto se encuentra el equilibrio entre ambas fuerzas, ese Yin y ese Yang que impregnan la esencia de la inflación.

Lucas Maruri – Gestor de Renta Variable en Gesconsult

El mejor destino ahora para el ahorro (Publicado en Revista Inversión & Finanzas)

La última gran corrección sufrida en las bolsas y en la renta fija tras un largo periodo de tranquilidad y complacencia en los mercados ha podido dejar patente que hay inversores que han asumido un excesivo riesgo para su perfil y para el horizonte temporal que tenían en mente. Aunque el mejor remedio es hacerlas cosas bien desde el principio, un puñado de asesores financieros explican qué pueden hacer ahora con su patrimonio.

1

Ver publicación completa en PDF pinchar aquí

Autor de las recomendaciones:

Antonio Castilla Socio Director Conecta Capital

Avanzan las negociaciones sobre el Brexit

El pasado diciembre, tras la publicación de un comunicado conjunto, la UE y el Reino Unido validaron una serie de acuerdos de principios y directrices que incluían sobre todo 3 puntos claves (factura del pasado, derechos de los residentes y frontera de Irlanda) y permitiendo la validación de principio i) el cierre de la primera fase de las negociaciones (condiciones de salida), ii) un periodo de transición (que empezaría desde la salida oficial del Reino Unido en marzo de 2019), iii ) la transición a la segunda fase de las negociaciones (acuerdos futuros).

La traducción legal de las pautas y los aspectos prácticos de la salida, así como del periodo de transición, aún no se han llevado a cabo. Son objeto de negociaciones entre la UE y el Reino Unido que tuvieron lugar en Bruselas la semana pasada y que se llevarán a cabo con un calendario regular (aún no revelado) en las próximas semanas.

1

Por el momento, varios puntos de desacuerdo se han presentado en los diversos comunicados oficiales publicados en las últimas semanas, entre los cuales:

  1. El Reino Unido se opondría a la voluntad de la UE de que “el TJE tenga un papel sancionador” en caso de que el Reino Unido viole las normas de la UE
  2. El Reino Unido se opone en principio al deseo de la UE de privar al Reino Unido de su derecho de voto sobre la legislación europea en marzo de 2019
  3. El Reino Unido tampoco acoge con agrado la falta de voluntad de la UE para negociar e implementar de forma independiente nuevos acuerdos comerciales con terceros países durante el periodo de transición

Excepto para poner en peligro su integridad, la UE no puede ceder a las pretensiones del Reino Unido. Por otro lado, es posible que la oposición del Reino Unido adopte posturas más políticas que una posición cerrada. De lo contrario, los llamados acuerdos de principios (condiciones de salida y periodo de transición) podrían teóricamente ser cuestionados. Sin embargo, creemos que, de forma similar a lo sucedido en diciembre pasado, el gobierno británico podría / debería, en su interés, ceder nuevamente (y así poder afirmar haber ayudado una vez más a impulsar el proceso de Brexit en curso). Las dos partes están buscando una solución temprana y seguirán hablando en la cumbre de la UE de los días 22 y 23 de marzo. La falta de avances significativos en este plazo alimentaría las incertidumbres y pesaría negativamente sobre las decisiones de inversión de los líderes empresariales…