Monthly Archives: junio 2016

¿La unión hace la fuerza?

Vivimos un momento contradictorio. El rápido desarrollo tecnológico, especialmente en las comunicaciones, ha permitido acortar distancias entre personas, empresas y países e impulsar la interrelación y la interdependencia social, cultural y económica.

En el ámbito de la gestión empresarial, se asienta la idea de que desarrollar una cultura de colaboración es la mejor estrategia para conseguir los objetivos.1

¿Qué está pasando en Europa? La Unión Europea tiene sentido si creemos que el pertenecer a una comunidad mas amplia y trabajar conjuntamente persiguiendo objetivos comunes podemos obtener mejores resultados que haciéndolo por separado.

Para que exista un verdadero trabajo en equipo hay tres factores fundamentales: un objetivo común, responsabilidad de cada uno de los miembros y confianza en los demás y en el proyecto. Y compartir valores. Poner el valor de cada uno al servicio de los demás y desde ahí crecer juntos.

La crisis económica ya puso a prueba la confianza de los europeos entre si, dando lugar a fricciones, conflictos y desacuerdos en los que cada uno de los países resucitó estereotipos despectivos: Los alemanes ya no eran un pueblo digno de admiración del que podíamos aprender disciplina y capacidad de trabajo, sino los mismos mandones controladores y prepotentes de siempre. Los españoles ya no éramos dignos de admiración por nuestra capacidad para relacionarnos y nuestro optimismo sino los mismos vagos corruptos de siempre. Afortunadamente conseguimos demostrar que tras estos años juntos algo hemos aprendido los unos de los otros y llegar a un entendimiento.2

Cuando parecía que volvíamos a una senda de calma, el problema de la inmigración vuelve a poner a prueba la solidez del equipo y la viabilidad del proyecto. Y aquí el consenso parece mucho más difícil. La necesidad de proteger lo mío deshumaniza mi visón del otro: lo convierto en un problema, en el enemigo. Aparecen el miedo y la desconfianza, ranuras por las que se cuelan líderes oportunistas para conseguir votos, resquebrajando el proyecto europeo. Mejor solo que mal acompañado versus la unión hace la fuerza. Un cambio de creencias que nos puede llevar a una vez más a la división, el enfrentamiento y el aislamiento, y cabría analizar a quién beneficia esta estrategia de división.

Los líderes políticos europeístas deben hacer una buena reflexión y pasar a la acción si queremos que la unión europea siga siendo un proyecto creíble.

La tasa de variación

Al hilo de un caso personal con el que me he topado hace unos días, quiero dedicar unas líneas a un concepto que es menos evidente de lo que debiera y que todos tendríamos que tener en cuenta a la hora de intentar tomar decisiones racionales en nuestra inversión en los momentos en los que la razón es lo que menos cuenta, que es cuando toca asumir pérdidas.

Recibí en mi despacho a una persona que aún no era cliente. Tras mostrarme su planificación personal, observo que presenta unas minusvalías extraordinarias en un determinado valor de una entidad financiera nacional. Haciéndole ver el mal asesoramiento recibido, la nula diversificación de su cartera y el nivel de riesgo que ha tenido que asumir muy por encima de su perfil, nos encontramos en la necesidad de tomar decisiones algo drásticas para poder enderezar el rumbo de su planificación:

Esta experiencia me hace reflexionar que, en determinadas circunstancias, elegir la opción de una cierta pérdida de capital es la mejor de las salidas, tal y como se demuestra mediante la denominada tasa de variación. Entender este concepto e interpretarlo adecuadamente, nos ayudará a tomar decisiones con más agilidad y acierto.

La tasa de variación nos permite comprender que recuperar una bajada de precio no es una tarea fácil puesto que no es lineal con respecto a la caída producida. En muchas ocasiones, tomamos decisiones desacertadas con la esperanza de que el valor recupere, al menos, su nivel de compra. Es innegable, que hay que tener en cuenta el plazo temporal y el tipo de activo, pero no cabe duda de que si un activo pierde valor, para recuperar su valor inicial tiene que subir en un porcentaje mayor superior al porcentaje de caída con respecto a dicho valor inicial; es decir, que si un activo desciende de 100 a 50, bajaría un 50% y para volver a recuperar su valor de 100, tendría que remontar no el mismo 50% que cayó, sino el 100%. Podemos verlo en la tabla de abajo:

1

De la tabla anterior se deduce que la caída de valor empieza a ser más importante a partir de una pérdida del 20%, con lo que, teniendo en cuenta el tipo de activo y plazo temporal así como las circunstancias que han producido la caída del precio, éste podría considerase como el umbral máximo de permanencia en un valor; a partir de dicho umbral, habría que considerar muy seriamente la opción de vender y asumir la pérdida.

La fórmula de la tasa de variación es muy sencilla:

23

De todo lo anterior, se pueden obtener las siguientes conclusiones enfocadas, fundamentalmente, a la compra de acciones, puesto que son uno de los activos más agresivos en cuanto a las caídas que pueden presentar por cualquier coyuntura que les afecte y cuyo plazo de recuperación puede ser incierto o inviable:

  • Previamente a la compra de acciones, se han de evaluar una serie de circunstancias: cuándo se va a necesitar ese dinero, potencial negocio y seguimiento de esa empresa, etc. Adicionalmente, si es posible, es fundamental ponerse en manos de un asesor financiero independiente que carezca de conflicto de intereses.
  • Cuando se compran acciones, hemos de preguntarnos: ¿cuánto estoy dispuesto a perder?, en lugar de: ¿cuánto voy a ganar?
  • Una vez que se alcance un determinado umbral de pérdidas, es preferible asumirlas que seguir esperando una “posible” recuperación.

En definitiva, como dijo Ed Seykota “si no es capaz de aceptar una pequeña pérdida, antes o después se enfrentará a la madre de todas las pérdidas”

MiFID: retos y oportunidades para los asesores

Búsqueda de transparencia, protección del inversor, cualificación, experiencia… son algunas de las palabras que leemos asociadas a la nueva directiva europea MiFID II que entrará en vigor el 3 de enero de 2018. Se habla de ellas, principalmente, pero el foco principal está en los asesores financieros.

Para ellos, el panorama cambia radicalmente. MiFID II supone un verdadero reto pero, a la vez, y más importante aún, una gran oportunidad.mifid-ii-now-for-the-hard-part

Decimos que es un reto porque la nueva regulación conlleva ciertas exigencias: los asesores deberán poder acreditar un nivel de cualificación –demostrable de forma oficial- así como una experiencia determinada en el sector financiero. Para lograr ambas cosas, es muy probable que los profesionales tengan que recurrir a certificaciones oficiales que acrediten sus aptitudes. Es un reto, sin duda, pero persigue un objetivo de bien común: proteger a los inversores y poder garantizarles que la persona que va a informarles o asesorarles cuente con la formación adecuada.

Pero también es una oportunidad. Lo es porque supone la profesionalización del asesor, la estandarización de los conocimientos que implica ser asesor financiero y el respeto hacia una profesión que no puede desempeñar cualquiera, como ha ocurrido hasta ahora. Igual que un médico ha de tener conocimientos demostrables para diagnosticar a un paciente e igual que un enfermo no se fiará de la recomendación de un amateur, el asesor contará con una formación específica y, más importante aún, el cliente sólo se fiará de aquel que la tenga y no aceptará “el diagnóstico” del asesor sin formación.1

La profesionalización del asesoramiento financiero representa también una oportunidad para los jóvenes que están formándose en el sector financiero y vayan a salir al mercado laboral a buscar empleo, ya que podrán certificarse como asesores financieros acreditados. Esta profesión tiene ahora una vital importancia dada la incertidumbre que hay en los mercados financieros y la dificultad para saber dónde depositar nuestros ahorros. Esta misma semana se ha celebrado en el Reino Unido un referéndum para que los británicos voten si quieren o no permanecer en la Unión Europa. De las urnas no sólo sale un resultado, sino que saldrá el rumbo que tomarán los mercados mañana, algo realmente incierto.

Contar con un asesor es fundamental para hacer frente a situaciones como ésta. Y todo esto es algo de lo que sin duda debatiremos en el próximo Congreso Anual de EFPA que celebraremos en el mes de noviembre en Zaragoza. Nos encontramos en un momento apasionante para los mercados y para el sector del asesoramiento. El mejor momento para coger las riendas y ofrecer el mejor servicio al cliente.

Estrategia gestión Gesconsult

En este nuevo artículo pretendemos resumir nuestra estrategia de gestión para los próximos meses.

ESTRATEGIA RENTA FIJA:

Los diferenciales de crédito han seguido su recorrido a la baja gracias al programa de compra del BCE. Por otro lado los tipos de interés de la deuda Soberana se han situado igualmente en mínimos históricos.

Las curvas europeas siguen cayendo en negativo, creando un escenario propicio para que veamos incrementos de volatilidad en los meses venideros. En la medida que los tipos alcanzan nuevos mínimos, los datos macroeconómicos no se corresponden con un escenario que justificaría esos niveles.

Como ejemplo, el escenario macroeconómico estadounidense marcado por el pleno empleo, ganancias salariales en máximos de los últimos años y la inflación subyacente no justifica que los tipos de interés se encuentren en niveles de la Segunda Guerra Mundial.

1

En Europa, la situación es análoga aunque con algunos condicionantes. El escenario macroeconómico es peor (en cualquier caso, de crecimiento), pero la mayoría de las curvas están en terreno negativo. En nuestra opinión, el mercado vuelve a infravalorar los riesgos de subidas de tipos, como ya hiciera en la primavera de 2015.

Los últimos datos de crecimiento en Europa apuntan a un incremento anualizado del PIB del 2% en 2016, aunque posiblemente a final de año sea menor, no parece corresponderse con un Bund al 0,04%. Igualmente, los PMIs siguen en zona expansiva, y la inflación subyacente se encuentra en el 0,8%, lejos de los niveles de deflación.

Con este escenario, enfocaríamos las estrategias de renta fija para proteger las carteras y beneficiarnos de un escenario en el que pudieran repuntar los tipos de interés:

1.- COBERTURA SOBRE EL BONO ALEMÁN:

2

Los niveles alcanzado por el Bund nos han ofrecido, y nos siguen ofreciendo, una oportunidad excelente en términos de rentabilidad/riesgo. Con un escenario de crecimiento y con inflaciones positivas a final de año, las caídas de rentabilidad parecen limitadas, mientras que las potenciales subidas de rentabilidad nos parecen mucho mayores.

2.- FLOTANTES EN DOLARES:

3

Aunque el último dato de paro ha enfriado las expectativas de subidas de tipos, la realidad macroeconómica sigue apuntando a nuevas alzas, ampliando el diferencial de tipos con Europa y reforzando las expectativas de revalorización de la divisa. Incluir emisiones en $ en cartera (si son flotantes, mejor) es también una forma de protegerlas.

3.- BONOS LIGADOS A LA INFLACIÓN:

4

Las expectativas de inflación siguen estando demasiado bajas, especialmente si consideramos que la inflación subyacente en Europa ya se acerca al 1%. Los repuntes del crudo en 2016 crearán un efecto “base” positivo a partir del otoño, impulsando la inflación. Nos parece que es un buen momento para comprar bonos ligados a la inflación, con la duración cubierta.

ESTRATEGIA RENTA VARIABLE:

Desde un punto de vista táctico, las incertidumbres de estas semanas nos aconsejan prudencia y eso es lo que nos ha llevado a cubrir la cartera en parte. Más allá de esto, y una vez pasado el mes de junio, el potencial lo seguimos viendo en la renta variable. Especialmente, si consideramos que su valoración desde el punto de vista de la renta fija cada vez es más atractiva.

5

La línea roja representa la diferencia entre la rentabilidad esperada por la Bolsa (medida por la inversa del PER) y la rentabilidad del bono alemán a diez años, cuanto mayor es el nivel de esta línea mayor es el atractivo de la Bolsa frente a la renta fija. En los últimos diez años, sólo en dos ocasiones (crisis subprime y la crisis de Deuda Soberana) esta diferencia se ha situado por encima del 8%. En los dos casos hemos tenido importantes revalorizaciones de la renta variable en los siguientes doce meses.

Aunque es cierto que el crecimiento macroeconómico y microeconómico sigue siendo bajo en Europa, los retornos esperados de la renta variable son cada vez más atractivos comparados con los de la renta fija. En nuestra opinión está relación de rentabilidades entre la renta fija y la renta variable, supone el mayor soporte y suelo para las Bolsas. Así ha sido en los últimos años, donde los índices bursátiles rebotaron cuando la desviación entre las rentabilidades de las Bolsas y la renta fija se amplió hasta más allá de lo razonable.

Nuestra inversión en renta variable se basa en compañías con un perfil muy característico:

  • Estabilidad de crecimiento de beneficios.
  • Capacidad de generación de caja.
  • Negocios con fuertes barreras de entrada. Líderes en su sector.
  • Compañías financieramente sostenibles.

China: las estadísticas de comercio exterior en mayo son alentadoras

El crecimiento de China sigue siendo percibido por los inversores como un potencial foco de riesgo para el devenir de los mercados y de la economía global. Pues bien, las estadísticas de comercio exterior publicadas recientemente han sido muy alentadoras. En general, el panorama se ha aclarado, en particular por el lado de las importaciones. Estas se han incrementado significativamente en mayo, confirmando la estabilización de la demanda interna. La actividad de exportación también marcó una mejora debido principalmente a la recuperación de las ventas en los mercados asiáticos.

3

  • Corregidas de las variaciones estacionales, las exportaciones Chinas en dólares aumentaron un 2,2% en mayo respecto a abril de 2016. Sin embargo, se mantienen por debajo del nivel de 4,3% registrado en mayo de 2015. El incremento mensual de las exportaciones totales se explica principalmente por el repunte de las ventas de los productos chinos en Japón y los mercados emergentes de Asia. En contraste, las exportaciones a los Estados Unidos y la Unión Europea siguen contrayéndose.
  • Las importaciones en dólares subieron un 9,2% en abril. Casi han recuperado su nivel de mayo de 2015 (-0,9%). La mejora de la demanda de importaciones de China se ha beneficiado de Asia emergente. También fue beneficioso para los países desarrollados. Las importaciones chinas provenientes de los EE.UU., la UE y Japón (33% del total de importaciones) se incrementaron en más de un 3% en abril.
  • La demanda china de materias primas ha sido muy fuerte en mayo, como el volumen de las importaciones de mineral de hierro, de cobre y el petróleo que aumentaron considerablemente.
  • El superávit comercial se redujo en mayo hasta 532.000M USD en tasa anual. Al mismo tiempo, las reservas de divisas cayeron en 28.000M USD, hasta los 3.192M USD. Esta caída se debe principalmente al “efecto cambio” en relación con la revalorización del dólar observada en mayo.

Conclusión: la reactivación de la actividad exportadora será débil debido a la falta de dinamismo de la demanda mundial (en especial los países industrializados). El fuerte repunte de las importaciones, sobre todo de los productos básicos, confirma que la demanda interna se está estabilizando, incluso ligeramente creciendo. Esto será beneficioso, en particular, para los otros países emergentes.

1

 

Estrategia con divisas

Una opción de inversión interesante para diversificar y obtener rentabilidad al margen de las bolsas y las acciones, es la apuesta por vehículos de inversión, ya sean fondos o EFT’s, que reflejen el valor de un par concreto de divisas.1

Ahora mismo, y debido a la situación política y monetaria de las principales zonas económicas del mundo, hay diversas estrategias interesantes, entre las que destaca:

  1. EURUSD: después de tocar un máximo de 1.16 recientemente, ahora mismo cotiza en el entorno de 1.1150-1.12 (se ha revalorizado un 3.8%) y debido a que el mercado cada vez ve más próximo la siguiente subida de tipos de interés de EE.UU, es buen momento para apostar por el dólar ya este podría volver a bajar hasta niveles de 1.05, en el que se podría obtener hasta otro 6%.
  2. EURGBP: el Brexit ha supuesto una importante depreciación para la libra en lo que va de año, pero sin embargo, si el Reino Unido sigue en la UE (y parece por las últimas encuestas que así va a ser), no es nada descabellado que la cotización de esta vuelva a un rango de 0.68-0.69 (que el máximo que marcó hace un año) desde los 0.76 en los que cotiza actualmente. Esta estrategia podría dar unos beneficios de más del 11%. Ahora, si en el Brexit es favorable, la libra se podría depreciar a más allá de 0.85, por lo que hay que apostar en función de lo que creamos que puede pasar.

Estas son ahora mismo las estrategias con divisas más interesantes, ya que aunque hay otras divisas que podrían dar rentabilidad (como apostar por el yen), su actual cotización hace que la revalorización potencial no sea tan interesante como otras, y las divisas exóticas son más complicadas de predecir ya que sus bancos centrales dan más sorpresas que la FED o el BCE.

2

Los productos que nosotros recomendamos para estas estrategias son dos, fondos monetarios en la divisa que creamos que sea va a apreciar, o ETF’s que reflejen la evolución de la misma. Podríamos recomendar también fondos con más riesgo (como mixtos, alternativos o de renta variable) en otras divisas, pero al tener ya el fondo un riesgo base, si se mezcla con la evolución de la divisa, tenemos un nivel de riesgo demasiado elevado para la mayoría de inversores (ejemplo: supongamos una situación en el que el fondo cae un 5% por la evolución de los mercados y el dólar se deprecia un 5%, al final acabaríamos perdiendo un 10%, y no todo el mundo está dispuesto a soportar unas pérdidas de ese nivel).

Nuestros fondos preferidos para estas estrategias son el Amundi Cash USD o el Julius Baer Multicash – Money Market Fund Dollar B para las apuestas con el dólar, y para la libra el UBS (Lux) Money Market Fund – GBP K-1 o el Julius Baer Multicash – Money Market Fund Sterling B. Todos estos fondos ahora mismo están en rentabilidad negativa en el año, pero lo importante no es lo que ha hecho en los meses anteriores, sino lo que puede hacer en los venideros.