Monthly Archives: mayo 2016

La importancia de la educación financiera

No hace mucho leía en un importante periódico de tirada nacional, un artículo donde se hablaba de “No a la Educación Financiera en la escuela”.

Comentaba “que lo que necesitamos es que los estudiantes tengan una formación económica básica y no una mera educación financiera ya que ésta es sólo una parte de la economía y reducirla sería un sesgo sectario y perjudicial. Ya que la economía financiera ha tomado un gran auge en relación con la economía real”.

Yo no estoy de acuerdo con este artículo, porque sí se puede tener una formación económica básica pero también se puede tener una educación financiera que cada vez es más indispensable.3

Una buena educación en finanzas consiste en que los alumnos tengan los conocimientos, habilidades, comportamientos, valores y aptitudes que les permitan tomar en un futuro decisiones financieras en sus vidas, preparándolos para afrontar los retos básicos de índole financiera con los que se encontraran a lo largo de sus vidas. Por un lado, porque la capacidad de aprendizaje de los jóvenes es mayor y porque sus exposiciones a creencias erróneas y hábitos poco adecuados (algo muy común en la mayoría de adultos), son menores. Por otra parte, porque los jóvenes de hoy son los consumidores de productos financieros de mañana.

Los jóvenes deben conocer claramente lo que es el presupuesto familiar, el funcionamiento de los bancos y las tarjetas de crédito. Lo que es una hipoteca, los tipos de interés, el PIB, la prima de riesgo, la inflación, el IRPF, el consumo responsable y otra serie de conceptos financieros básicos necesarios para su futuro personal, profesional y/o laboral. Y esa educación financiera es vital que se incluya en los planes de estudios de los colegios, porque situaciones como la vente de Preferentes o Fórum Filatélicos quizás se podrían haber evitado si no existiera en España un analfabetismo financiero.1Enseñar a los niños que el dinero no sale de la billetera, que para poder ganarlo hay que trabajar y que una tarjeta de débito y crédito son dinero, no es suficiente. A un niño hay que enseñarle que ganar dinero trabajando supone un esfuerzo, que nadie te regala nada. Que la sanidad y la educación tampoco son ningún regalo, sino que se pagan con los impuestos de todos. Hay que hacerles diferenciar lo importante de lo superfluo, lo inmediato de lo futuro, la necesidad del ahorro, etc. Deben tener presente que la mayor parte de los gastos de un hogar son fijos y, sin embargo, los ingresos pueden no serlo o incluso que, en un momento dado, pueda faltarte dinero porque surja cualquier imprevisto. Por ello, han de aprender a ser previsores. Tienen que conocer el significado del dinero en todas sus acepciones así como todo lo que gira en torno a él. Como por ejemplo que ganes lo que ganes, tus gastos deben estar siempre por debajo de los ingresos.

Por tanto, la educación financiera desde pequeño es vital, dentro del entorno económico y social actual y que debe ser necesario seguir impulsándola para lograr aumentar los niveles de alfabetización financiera de un país. Mientras antes se inicie el proceso educativo en temas de finanzas más fácil será inculcar hábitos financieros en las personas.

El asesoramiento financiero en las zonas rurales

Que estamos en un mundo globalizado en el que gozamos de un exceso de información es algo que esta fuera de toda duda. Pero no es menos cierto que no todo el mundo sabe cómo acceder a esa información de una manera eficiente o no saben cómo interpretarla de una manera correcta.

Durante todos estos años el sistema financiero español está cambiando a pasos agigantados, y una de las consecuencias es la exclusión financiera en zonas rurales con una baja densidad de población. No obstante lo acontecido en estos años ha sido sólo el principio. La total bancarización de las cajas de ahorro y la inminente desaparición de las cajas rurales tal y como se conocen supondrán un cambio para mucha gente que hasta ahora había dejado en manos de dichos profesionales la gestión de sus ahorros (aunque muchas veces no se gestionara de una manera correcta y eficiente).

2

Aunque pueda sorprender, aún hay personas que piensan que es más seguro y rentable mantener dinero debajo del colchón que no en un fondo monetario de varios miles de millones de euros de volumen, que la gestora de fondos de la caja de ahorros de su comunidad es más potente que gestoras de la talla de Carmignac o Nordea, o lo que es peor, que es más seguro tener su dinero en participaciones de la caja rural de turno que no en un bono corporativo de Telefónica. Su percepción del riesgo y la rentabilidad la basan en la cantidad de gente que hay en dichas oficinas o en el tamaño de su sede en la capital de la provincia.

Se da la paradoja de que cuando hoy se está hablando de los robo-advisors y de la gestión de patrimonios automatizada por vía de fórmulas matemáticas que operan en ETF, en determinadas zonas de España todavía no se sabe diferenciar entre una acción y una obligación, o se sigue pensando que un plan de pensiones es un bloque inamovible de dinero que se tiene que quedar a perpetuidad en la entidad financiera que lo comercializó.

Las nuevas tecnologías y la globalización permiten que mucha gente con una gran cantidad de dinero ahorrado pueda invertir en productos muy atractivos con un riesgo muy controlado, si bien hay que facilitarles el asesoramiento y los medios técnicos para hacerlo.

1

Es en dichas zonas donde considero que los profesionales del sector, agentes y asesores financieros, tenemos no sólo la oportunidad, sino la obligación moral de acudir a prestar nuestros servicios. Y digo esto porque muchos de nosotros tenemos allí nuestros orígenes. Y porque si hemos conseguido esos conocimientos que pueden ayudar a los demás a una gestión eficiente y responsable de sus ahorros, es porque nuestros abuelos y nuestros padres han estado trabajando en dichas zona para darnos esas oportunidades, y muchos siguen allí.

En dichas zonas se prima el trabajo, la honradez y la confianza, algo que los profesionales del sector tenemos como algo intrínseco. Hagamos un esfuerzo y contribuyamos a que a las zonas rurales llegue el asesoramiento financiero de calidad.

¿Está Dragui luchando contra molinos de viento?

El empeño del BCE en tener controlada la inflación de la eurozona en el 2% ha llevado al mismo a implementar las medidas de política monetaria más extremas de la historia de Europa, llevando los tipos de interés al 0%, la facilidad de depósito al -0.40% e incluso comprando deuda gubernamental y corporativa con tal de generar inflación.

Todos estos intentos por parte del BCE de conseguir por todos los medios la ansiada inflación del 2% han sido inútiles. El QE en la zona euro lleva ya más de un año y desde entonces la inflación subyacente (la que excluye aquellos bienes más volátiles por los precios de la energía) apenas han conseguido elevarse, en el mejor mes, unas pocas décimas, pasando de un 0.6% hará un año a 1.1% en noviembre del año pasado. Desde entonces hasta la actualidad esta tasa siempre se ha movido entre el 0.7% y el 1%, cerrando abril en el 0.8%.1

Si miramos la inflación general, el panorama es aún peor. Los efectos de las turbulencias en el mercado de materias primas, y en particular el petróleo ha hecho que volvamos a deflación, con un último dato de -0.2%. Desde la puesta en marcha del plan del BCE para reactivar la inflación, esta apenas ha podido llegar a una tasa de 0.4%, muy lejos del 2% deseado por parte del banco central.2

Por lo tanto, visto que las políticas monetarias están lejos de surtir efecto, ¿el BCE debería seguir con su obsesión de la estabilidad de precios o debería fijarse también otros objetivos como la FED que vayan más enfocados al crecimiento?

Desde mi punto de vista, la segunda opción es más interesante, mejor la economía y ayudaría con mayor efectividad a alcanzar la primera, tal y cómo ha pasado en Estados Unidos y el Reino Unido, cuyos bancos centrales prefirieron centrarse en recuperar el crecimiento a expensas de la inflación, y cuyos resultados ha hecho que sus niveles de empleo vuelvan a niveles pre crisis. De todos modos, con la actual crisis de demanda en el sector petrolero, la inflación seguirá lo que haga el barril de Brent, con lo que si ahora estamos en deflación y el precio del petróleo vuelva a una zona de 70-80$ puede que lleguemos al ansiado 2% con el que sueña el BCE y de repente, el QE será todo un éxito (inesperado e inmerecido en este aspecto).

Gestoritis

La tan cacareada MIFID II entrará en vigor (si no sufre nuevos retrasos) a partir de enero de 2018. Siendo muy extensa y abordando diferentes campos en el asesoramiento y comercialización, podríamos resumirla en que, a partir de las definiciones de cliente, producto financiero, riesgo e información que establecía la primera MiFID, la segunda amplía su radio de actuación y las exigencias de transparencia tanto en la contratación de productos financieros como en el asesoramiento a clientes. Sé que mi definición es muy somera pero hay mucho escrito sobre MIFID y no es mi intención ampliar ni profundizar en ella. Centrándome exclusivamente en los temas de transparencia y claridad que trata la incipiente MIFID II, quiero ir un paso más allá y hacer autocrítica respecto a cómo comunicamos y qué comunicamos al cliente los que nos dedicamos al ámbito del asesoramiento financiero. MiFIDII

No me quiero centrar en las malas prácticas, puesto que doy por hecho que el asesoramiento hacia el cliente está en la manera de ser de cada persona y en la buena fe, y no tanto en la “casa” donde cada uno trabaje. Y digo malas prácticas porque la mayor parte de activos que los bancos están lanzando al mercado (aprovechando la situación de los tipos de interés) son productos estructurados o de difícil entendimiento para un ciudadano no financiero. Este escenario es magnífico para la venta de productos financieros a granel, ya que, como comento, los tipos de interés están a cero, por lo que desaparecen los depósitos y las cuentas corrientes remuneradas del ahorrador más prudente. Pero, insisto, no quiero quedarme únicamente en esto.

Dando por hecho la buena fe en el asesoramiento, voy a profundizar en cómo y qué comunicamos los que dentro del eslabón de los mercados somos los que tenemos que dar la cara hacia el cliente. Hemos de tener presente que la labor de un gestor es producir y la de un asesor comunicar. No obstante, observo que la mayoría de los asesores venimos sufriendo lo que he bautizado como “Gestoritis” ¿A qué me refiero? En la mayor parte de las ocasiones, los asesores financieros intentamos hacer de gestores utilizando mensajes que el cliente no digiere porque no entiende y/o porque no le interesa. Tras ello el asesor deja de tener feedback debido a que el cliente de nada se ha enterado y nada te puede transmitir. Es un problema de base; supongamos que nuestro cliente es médico o se dedica a la exportación de fruta: ¿de verdad creemos que le interesa que el mercado high yield americano sea una oportunidad o no? ¿o lo que realmente le preocupa es poder renovar su coche en 4 años y que tú le digas qué tiene que hacer?; ¿Os imagináis a un arquitecto justificando el retraso de la obra de una casa diciéndole al cliente que la carga admisible del suelo a la profundidad calculada es menor de lo esperado y por ello la longitud de los pilotes ha de ser mayor a la calculada? (con el consiguiente sobrecoste). No digo que no se deban compartir con el cliente algunos aspectos más técnicos de mercados, pero la base en la comunicación con los clientes tiene que ser el compartir con ellos cómo funcionan los mercados, cómo evolucionan y cómo sufren crisis que pueden ser aprovechadas como oportunidades. Considero necesario, asimismo, explicarles aspectos básicos como los riesgos genéricos que puede tener la renta fija (eso que se llama “fijo” pero que puede hacer perder dinero). feed

En definitiva, considero que los asesores financieros tenemos el deber social de comunicar (incluso a los más pequeños, en las escuelas), transmitir un mensaje sencillo y traducir lo que el gestor de Singapur está haciendo con la divisa. Que el feedback con el cliente sea claro y que podamos realmente ayudarlo en lo que nos ha pedido que le ayudemos: algo tan simple como cumplir sus necesidades y sus objetivos, sin entrar en explicarle el high yield americano.

Eurozona: una buena sorpresa en el PIB y una menos buena en la inflación

Los datos publicados la semana pasada confirmaron un comienzo fuerte de la economía de la zona Euro con una agradable sorpresa en el PIB del Q1 mientras que las encuestas de coyuntura entrado el Q2 fueron menos alentadoras. La inflación en la Eurozona ha vuelto a territorio negativo, una vez más afectada por la volatilidad de las cifras de Alemania. Las estadísticas muestras que el mensaje sigue siendo el mismo, es decir, que la inflación global sigue siendo baja, en torno a cero, y la inflación subyacente oscila en el rango de 0,7% a 1,0%. 

  • La publicación del PIB para el primer trimestre del año confirmó el mensaje positivo de los datos mensuales, el riesgo de “upside” se ha materializado con una ganancia de +0,6%t/t (+0,55% para ser precisos) frente al +0,4% esperado por el consenso, lo que significa una aceleración de casi 0,3% en comparación con lo obtenido en el Q4 Este es el mejor resultado en el ciclo de la recuperación actualmente en vigor. Es cierto que el crecimiento en el Q1 se benefició de factores temporalmente favorables, tales como el rebote del gasto del consumidor después de una decepción en el Q4 2015 (sobre todo en Francia) o incluso de condiciones climáticas extremadamente favorables que “impulsaron” la actividad en el sector de la construcción (sobre todo en Alemania).

Eurostat no publica los detalles con la estimación “flash” (detalles disponibles el 13/05) y pocos países han publicado sus resultados (Francia, España, Bélgica, Austria); sólo Francia ha presentado un desglose de su PIB, destacando la fuerte contribución de la demanda interna (gasto de los hogares e inversión de las empresas); por lo tanto, es razonable pensar que los factores domésticos fueron los principales impulsores del crecimiento en el Q1 a nivel agregado.

Más allá del Q1, los niveles de los índices del clima empresarial en Abril abogan por un ritmo de crecimiento más moderado de alrededor del +0,3% trimestral (gráfico). En general, en la primera mitad, el crecimiento del PIB se situaría en torno a +0,4% en promedio, mientras que los factores de incertidumbre todavía pesan en las previsiones del S2 (en particular por los riesgos políticos).

1

El PIB fue de +0,5%t/t en Francia, +0,8%t/t en España, +0,6%t/t en Austria y +0,2%t/t en Bélgica.

A tener en cuenta: como se anunció, Eurostat publica ahora una estimación preliminar del PIB alrededor de 30 días después del final del trimestre de referencia. Una segunda estimación preliminar del PIB continúa siendo publicada 45 días después del final del trimestre. En ella se incluirán los datos de los Estados miembros. Este cambio a estimaciones más precoces implica la posibilidad de revisión en las siguientes estimaciones ya que el PIB se estima con un número limitado de datos por países (Francia, España, Bélgica y Austria, que suponen el 40% del PIB de la zona Euro).

  • La inflación entró en territorio negativo en abril hasta el -0,2% interanual, un descenso de 0,2% respecto a marzo (gráfico). Este resultado es menor de lo esperado y se debe principalmente a dos dinámicas: 1) un nuevo descenso de los precios de determinados servicios (*), dejando la tasa anual para todos los servicios con una caída de 0,5% hasta 0,9% interanual en abril (gráfico); mientras que la otra parte de la inflación subyacente, es decir, los precios de los bienes industriales, a excepción de la energía, se mantuvieron estables en +0,5% interanual (gráfico). Por lo tanto, la inflación subyacente se ha reducido de nuevo en 0,3% hasta +0,7% interanual en 2) el precio de la energía no ha aumentado en abril, en -8.6% vs -8.7% año a año, en marzo, lo cual es bastante sorprendente teniendo en cuenta el aumento del precio del petróleo. De hecho, el precio del Brent ha subido un 30% desde finales de febrero y eso no se refleja en los precios al por menor (gráfico).

Sobre la base de los datos de inflación por país, parece que una vez más, los resultados para toda la zona Euro se vieron afectados por la volatilidad de los precios de determinados servicios en Alemania (como los precios de los viajes, estancias …); la bajada en abril se concentra principalmente en el componente del precio de los servicios y si excluimos esta distorsión, el mensaje sigue siendo el mismo, es decir, la inflación subyacente sigue siendo baja y no parece recuperarse en esta etapa. Todavía esperamos que la inflación subyacente permanezca casi estable hasta final de año, moviéndose en un estrecho rango de +0,8% y +1,0% interanual. Sólo la inflación global debería recuperarse poco a poco gracias a los efectos de base favorables en los precios de la energía.

(*) habrá que esperar a la publicación del informe final para tener la confirmación el próximo 18/05.

2 3 4 5 6