Monthly Archives: marzo 2015

¿Existe “Burbuja en la Renta Fija?

Voy a aprovechar esta tribuna para resumiros el último informe publicado por nuestro Subdirector de Gestión David Ardura, ya que opino que es de suma importancia despejar las dudas que podamos tener acerca de qué es lo que podemos esperar del comportamiento de la renta fija en los próximos meses y como deberíamos estructurar nuestras carteras para aprovechar lo que nos pueda ofrecer el mercado.

TobiasD © Creative Commons

TobiasD © Creative Commons

Si entendemos que una burbuja consiste en la repreciación de un activo más allá de lo que pueda quedar explicado por sus fundamentales, la respuesta se debe argumentar desde dos puntos de vista.

 

1. Escenario a Largo Plazo

La respuesta es Sí, sólo estarían justificados los actuales tipos de interés si nos enfrentáramos al escenario reciente de deflación prolongada que tuvo Japón. Escenario que no contemplamos si tenemos en cuenta los últimos datos económicos europeos publicados: PMI, al saldo comercial (Europa tiene el mayor superávit comercial de su historia), a las cifras de consumo e incluso a los datos de crédito. En resumen pensamos que la inflación vendrá más tarde o más pronto de la mano del crecimiento en Europa.

Conclusión a largo plazo: Comprar a vencimiento un bono alemán a diez años al 0.20% es una camino claro para perder dinero.

 

2. Escenario a Corto Plazo

La respuesta es que hay datos y razones suficientes para mantener duraciones largas de manera táctica.

El BCE está comprando del orden de 3.300 millones de euros diarios en bonos soberanos (comprará bonos a mayor ritmo que las emisiones netas de Deuda en la Eurozona), lo que provocará irremediablemente una rebaja continuada en los tipos de interés.

A continuación, adjuntamos un cuadro  en el que se puede apreciar como el actual ritmo de compras del BCE y el Banco de Japón sitúa las emisiones netas (después de las compras del BCE) en terreno negativo.

burbuja1

Lo de Japón es importante porque nos lleva a ver el efecto del QE, incluso cuando el país ya ha recuperado tasas de inflación positivas. En el grafico siguiente mostramos la rentabilidad del Bono a diez años Japonés. Hay que tener en cuenta que la expansión cuantitativa empezó a tener efecto real a mediados de 2013.

burbuja2

La pregunta del millón: ¿Cuándo podemos asistir a una vuelta en el mercado de Renta Fija?

Pensamos que el riesgo mayor estaría en Estados Unidos, el consenso apunta a una subida de tipos en Septiembre, pero es posible que la Fed vaya haciendo su mensaje cada vez más agresivo a medida que se acerque la reunión de Junio. En definitiva, todo lo que sea adelantarse al consenso generaría mucha volatilidad en el mundo de la renta fija.

En Europa  el escenario es completamente distinto ya que estamos más protegidos por el QE.  Aunque pueda parecer una contradicción el verdadero riesgo para la renta fija es que veamos datos de crecimiento fuerte y, sobre todo, de aumento de inflación en Europa antes de lo esperado, hay que tener en cuenta el efecto tan importante que tiene la devaluación de la divisa en una zona como Europa donde las exportaciones suponen el 30% de su PIB (En Estados Unidos es el 13%), esto unido a una recuperación de las cifras de crédito (alentadas por unos bancos capitalizados y con necesidad de incrementar los volúmenes) podrían llevar a una recuperación más fuerte de lo previsto. En cualquier caso, es difícil que esto lo veamos antes del verano.

 

Nuestra estrategia en Gesconsult Renta Fija Flexible +6.15% en 2015:

La idea principal sigue siendo mantener las posiciones  con duraciones medias (4-5 años) para aprovechar esa caída de tipos de interés que esperamos por el QE.

Somos plenamente conscientes del carácter transitorio de esta situación, por lo que la duración la estamos cogiendo en Deuda Pública (Portugal y España), de manera que no tengamos problemas de liquidez cuando queramos reducir la sensibilidad de las carteras.

La  rebaja de duraciones la iremos realizando de manera gradual, en la medida que vayan cayendo los tipos de interés.

De cara a un horizonte temporal más amplio, seguimos comprando bonos ligados a la inflación, flotantes (tanto en USD como Euro) y mantendremos el peso de las posiciones en dólar.

En cuanto a la posición de Renta Variable (22.5% de la cartera en la actualidad) seguirá ganando peso en la medida que el gran beneficiado de la actual coyuntura (mejora de los datos macro, divisa devaluada y tipos de interés cero) deberían ser los beneficios empresariales.

burbuja3

 

 

Soluciones de inversión para las Carteras Conservadoras

Como todos sabemos, en el entorno actual de tipos muy bajos, los activos conservadores (bonos del gobierno, depósitos, deuda corporativa… ) están en niveles mínimos de rentabilidad. La gestión de las carteras conservadoras supone un reto para todo aquel que quiera obtener rentabilidades reales positivas en su gestión, sobre todo cuando lo que se busca es: rentabilidad, seguridad y liquidez.

FirmBee © Creative Commons

FirmBee © Creative Commons

Hace ya unos años que vivimos en un entorno de mercado caracterizado por tipos de interés históricamente bajos, así como de políticas monetarias muy acomodaticias. Estas políticas, llevadas a cabo a través de la puesta en marcha de mecanismos no convencionales, tuvieron por efecto provocar una bajada importante de las rentabilidades,   especialmente en el mercado monetario. Los niveles del tipo Eonia pasaron de más del 4,5% en 2009 al 0% de hoy día (llegando a estar en negativo durante algunos meses). Al mismo tiempo, las rentabilidades ofrecidas por las emisiones de los principales estados europeos bajaron significativamente, llegando en muchos casos a ofrecer rentabilidades negativas, como se observa en el bono alemán a 2 años, cuya rentabilidad es del -0,23%.

En este entorno de tipos históricamente bajos, algunos inversores están dispuestos a comprar títulos de menor calidad con el objetivo de mejorar la rentabilidad de sus carteras. Es decir, están asumiendo más del riesgo del que toleran….se están desperfilando!!!

En estas condiciones actuales de mercado, ¿la gestión de renta fija puede ofrecer soluciones para la construcción de carteras conservadoras, que buscan rentabilidades atractivas, junto con una seguridad aceptable y una buena liquidez?. Para satisfacer dichas necesidades, es necesario ofrecer rentabilidades superiores a la de los activos muy conservadores para remunerar una cierta asunción de riesgo adicional y dar visibilidad a dicha rentabilidad independientemente de cuales sean las condiciones de los mercados (subida de tipos, inflación, riesgo soberano, etc…).

Pues bien, esa es precisamente la solución que ofrecen los llamados fondos de rentabilidad absoluta de renta fija a corto plazo. Estos fondos tiene un objetivo de rentabilidad absoluta que se expresa como Eonia + x% a 1 año con un objetivo de preservación de capital, limitando la pérdida máxima en un horizonte adecuado (p.e. 12 meses). Se aprovechan de la gran variedad de motores de performance de los que dispone la gestión de renta fija, sobre todo en términos de arbitraje y estrategias direccionales para conseguir su objetivo de rentabilidad (posicionamiento en la curva de tipos, exposición a crédito, valores relativos, coberturas…).

En este tipo de estrategias, la diversificación es esencial con el fin de poder invertir en activos con poca correlación; Ello es posible gracias a la amplitud del universo de inversión (bonos de gobierno de países desarrollados y emergentes, bonos corporativos Investment Grade, bonos High Yield, bonos Convertibles, divisas, instrumentos derivados Plain Vanilla

Gaertringen © Creative Commons

Gaertringen © Creative Commons

Sin embargo, la diversificación por sí sola no es suficiente para asegurar un buen control del riesgo de la cartera. Respetar el objetivo de preservación de capital hace que se lleve a cabo una gestión muy rigurosa de los riesgos.

Bien, pero, ¿qué pasa en caso de riesgos extremos?. Desde un punto de vista macroeconómico, es difícil predecir las grandes crisis ligadas a eventos geopolíticos y económicos. Es por ello que las estrategias de retorno absoluto en renta fija privilegian estrategias de arbitraje, llamadas alpha, para hacerse menos sensibles a movimientos de los mercados ofreciendo al mismo tiempo una rentabilidad consistente. Incluso, en algunos casos, ellas mismas se pueden aprovechar de esos periodos de “stress” de los mercados.

 

Guerra de divisas

Se habla probablemente demasiado de guerra de divisas. Si un país pasa por una situación económica débil y realiza una política monetaria expansiva esto no implica hacer guerra de divisas, aunque uno de los efectos de esa política monetaria expansiva sea que la divisa del país en cuestión se deprecie.

PublicDomainPictures © Creative Commons

PublicDomainPictures © Creative Commons

Al contrario, cuando los países hacen la política monetaria que requiere su situación interna, la política monetaria global tiende a ser la correcta y esto es una buena noticia para el crecimiento. La gran mayoría de países que están ahora bajando tipos o embarcándose en políticas de expansión cuantitativa lo están haciendo porque así lo requiere la situación interna de sus economías.

Cosa distinta es cuando un país que no necesita una política monetaria expansiva porque su economía es lo suficientemente dinámica la hace de todas formas como forma de mantener artificialmente depreciada su divisa. Esto sí es claramente contraproducente y es algo contra lo que hay que luchar.

Pero hay pocos ejemplos graves de esto en la situación actual. De hecho, corresponde en cierta forma al FMI velar y luchar contra este tipo de comportamientos y no vemos todos los días a esta institución quejándose en absoluto de una guerra de divisas generalizada.

Durante varios años, el dólar se ha tendido a depreciar porque la FED estaba haciendo una política monetaria muy expansiva, tal y como probablemente requería su situación interna. Por tanto, no puede decirse que la FED haya intentado manipular de forma injusta su tipo de cambio (aunque obviamente tampoco les ha importado nada que esa depreciación se produjera). La pregunta mirando hacia adelante es: ¿Debe ser tan agresiva ahora la política monetaria en EE UU? ¿Debe comenzar la FED a subir tipos más o menos pronto? Nuestra opinión es que la economía americana está lo suficientemente fuerte como para resistir que la FED comience a subir los tipos a la altura de junio de este año. De hecho, es precisamente la impresión de que se acerca la normalización de tipos en EEUU, unida a la política de expansión cuantitativa del BCE, la que explica la importante apreciación del dólar americano durante ya bastantes meses.

geralt © Creative Commons

geralt © Creative Commons

¿Significa lo anterior que el euro caerá hasta la paridad con el dólar americano? Siempre es difícil hacer previsiones a corto plazo pero, a 12 meses vista, nuestra opinión es que no. De hecho, el área euro está mejorando rápidamente (gracias en parte al cambio de orientación de la política monetaria del BCE) y esto podría permitir a la FED subir tipos sin que eso tenga por qué generar una apreciación significativa adicional del dólar.

Otra idea: ahora estamos todos obsesionados con que todo el mundo baja tipos. Probablemente de aquí a pocos meses empecemos a ver el camino contrario, con algunas de las principales economías del mundo comenzando a subir tipos. EEUU y Reino Unido serán probablemente los primeros. Conviene no olvidar, en este sentido, que el paro en EEUU se situó en febrero en el 5,5%, lo cual está ya en el extremo superior de la banda de lo que la FED considera como pleno empleo.

 

Seguridad y otras cuestiones en los fondos de Inversión

Aunque intento escapar en este blog de la actualidad y centrarme más en cuestiones genéricas, ante el caso del Banco Madrid me ha parecido conveniente, al calor de la noticia, tratar con ustedes la seguridad de las Instituciones de Inversión Colectiva –IIC-, es decir los Fondos de Inversión y las SICAV, aunque también es asimilable totalmente a los Planes y Fondos de Pensiones.

Shotput © Creative Commons

Shotput © Creative Commons

En primer lugar destacar que una IIC es un patrimonio separado totalmente de la entidad depositaria y de la gestoraEllo significa que cualquier posible liquidación por quiebra o las causas que fueren no afecta en modo alguno a sus partícipes o accionistas.  Las IICs están por tanto al margen de los resultados y circunstancias que tanto la entidad depositaria como la gestora puedan tener, los inversores sólo tienen el riesgo de sus carteras, nunca de las entidades que las administran, gestionan y depositan.

Supongo que conocen que los fondos no están protegidos por el Fondo de Garantía de Depósitos -FGD-, los famosos 100.000 euros por entidad y por depositante.  Pero también conviene remarcar que el FGD sólo se hace cargo de la garantía de lo que llamaríamos los productos de ahorro.  En muchos casos el FGD no garantiza depósitos estructurados, aquellos que vinculan su rendimientos a activos o mercados financieros,.  La cobertura de estos productos sólo se produce si figura expresamente en el contrato que firma el impositor con la entidad bancaria.

Conviene también saber que la Ley y el Reglamento de IIC´s contempla la suspensión del valor liquidativo.  Esta decisión se toma en condiciones de máxima excepcionalidad como son:  la imposibilidad de determinar el valor de los activos o por ejemplo, cuando existe un problema con la liquidez y la misma sea insuficiente para atender los reembolsos.  La lógica me lleva a pensar que es este el caso y que ante la previsible salida de importes considerables de dinero la gestora debe preparar unos márgenes de liquidez considerable.  Esperemos que la situación ocupe el menor tiempo posible y en cuanto se pueda se restablezca el funcionamiento normal de los fondos.  En el pasado ya se ha producido suspensiones de reembolsos como recientemente fue el caso de los Fondos Inmobiliarios, donde las masivas salidas de dinero llevaron a las gestoras a suspender los reembolsos.

Public Domain Pictures © Creative Commons

Public Domain Pictures © Creative Commons

La ley también contempla la sustitución de la entidad gestora y la depositaria. En la Ley se señalan causas, procedimiento y tiempos máximos.

Por cierto para aquellos partícipes que estén en fondos que contemplen comisiones de reembolso, es más que posible que se les abra el denominado derecho de separación por la causa de sustitución de alguna de las entidades.  En este caso tendrán un plazo de un mes para proceder a traspasar o reembolsar su dinero, durante este periodo en ningún momento se les cobrará las comisiones de reembolso.

Son tan solo los aspectos más candentes del triste episodio del Banco Madrid, pero una vez más la actualidad nos demuestra que la figura de las Instituciones de Inversión Colectiva contemplan un sin fin de aspectos, todo ello para blindar a estas instituciones de problemas.

 

¿Qué Plan de Pensiones es para mi?

Cuando se va a contratar o traspasar un plan de pensiones debemos tener en cuenta dos variables fundamentales, la edad que se tiene y el riesgo que queremos asumir. Por ello he hecho una lista en la que recomiendo algunos planes de pensiones en función de ambas variables:

Unsplash © Creative Commons

Unsplash © Creative Commons

25-45 años

Conservador:  Para este perfil recomiendo planes de pensiones no extremadamente conservadores, sino planes que aun siendo conservadores puedan aportar algo más de rentabilidad al plan que uno garantizado, por ejemplo: BBVA Tranquilidad, con una volatilidad entre el 1.5 y el 3.34%.

Moderado:  Para perfiles moderados yo optaría por planes de renta fija mixta, y en el caso de este rango buscaría planes con una volatilidad de entre el 5-10%. Mis preferidos son: Capitalización PP (9.22), Caser Renta Variable Mixta 70 (7.59) y Mundiplan Equilibrado (6.78). Son fondos mixtos agresivos y moderados.

Arriesgado:  En este perfil apostaría por planes de pensiones de renta variable directa, con volatilidades altas de más de un 10%. Por ejemplo: Bankia Dividendo Europa (12.67), Audaz Europa (13.01) o el Caser Renta Variable Asiapac. (12.48). Todos son de renta variable, bien global, europa o españa.

45-55 años

Conservador:  Para este perfil recomendaría unos planes de pensiones con algo menos de volatilidad que en el grupo anterior, en este rango me gustan estos planes: Aviva RFL (0.96), Bankia Bonos (0.93),Caser Renta fija (1.43) y NB Bonos (1.18)

Moderado:  En esta franja de edad recomiendo ir reduciendo el riesgo dado que cada vez queda menos para la jubilación, buscando planes con una volatilidad entre el 4-8%. Por ejemplo: Fondomutua Conservador (4.32) y Fondomutua PP (4.48), Bankia flexible (6.51) y BBVA Plan Multiactivo Decidido (6.38)

Arriesgado:  Para este perfil buscaría planes con una volatilidad entre el 5-10%, por lo que podrían valer perfectamente los planes recomendados para el perfil moderado entre 25-45 años.

Blickpixel © Creative Commons

Blickpixel © Creative Commons

Mayores de 55

Conservador:  En este perfil recomiendo planes de pensiones que prácticamente no tengan volatilidad, ya que el objetivo principal es no perder dinero para la jubilación. Aquí mis recomendaciones serían: Bankia Renta Plus (volatilidad de 0.78%), Caser Premier Renta fija (volatilidad de 0.50%), NB Equilibrio y Tranquilidad (volatilidad de 1.09 y 1.84), Plan Pensión Creciente (0.78) y Renta 4 Renta fija (0.96).

Moderado:  Para este prefil buscaría planes con una volatilidad entre 0-4%. Por ejemplo: Agrupación Previsión pp (3.86), BBVA Plan Multiactivo moderado (4.18), Aviva Previsión (3.44) y Bankia Moderado (3.55). Todos estos planes son mixtos defensivos con mayor ponderación a renta fija.

Arriesgado:  Aún siendo un perfil arriesgado, buscaría planes con volatilidades algo menores dada la cercanía de la jubilación, y apostaría por planes mixtos con una volatilidad cercana al 2.5-6%. Para este perfil hay varios fondos del perfil moderado que también pueden valer, ahora si se quiere de renta variable una buena opción puede ser el Caser Renta Variable Nortam. (6.01) y el Mundiplan Audaz Global (7.00)

* Las cifras entre paréntesis corresponden a las volatilidades

 

Las Sicav: al alcance de cualquier inversor

Las Sicav (Sociedades de Inversión de Capital Variable) han tenido durante muchos años muy mala fama entre los ahorradores particulares y pequeños inversores al estar asociado exclusivamente a la gestión de patrimonios de las grandes fortunas y parecer productos de inversión de dudosa reputación.

Las sicav se crearon  a mediados de los años 80 como un vehículo de inversión con magnificas condiciones para conseguir atraer capitales extranjeros que invirtieran en España.

Hasta julio de 2005, las sicav eran controladas por la agencia tributaria, quedando a partir de esa fecha bajo el amparo de la CNMV.

Fuente: Inverco. Patrimonio en Millones de Euros

Fuente: Inverco. Patrimonio en Millones de Euros

Tras la crisis,  las sicav ha empezado a ser uno de los productos de ahorro utilizados por los pequeños inversores por su diversificación, protección y por la buena  rentabilidad conseguida por  muchas de ellas, pasando de ser un producto exclusivo de  las grandes fortunas de antaño a  posicionarse como  uno de los productos de inversión mas utilizado junto con cuentas remuneradas, los depósitos, los fondos de inversión o seguros de ahorro.

Las Sicav son sociedades cuyo objeto social es la inversión en activos financieros. Tienen que tener un capital social mínimo  de 2,4 millones de € y el número mínimo de participes para su constitución debe ser de 100. Como en el caso de los fondos de inversión, el dinero invertido en la sicav se divide en participaciones cuyo valor liquidativo debe estar actualizado para saber cuál es la valoración de las aportaciones que realiza cada socio y permite poder comprar más participaciones o en caso de necesidad, poder conseguir liquidez inmediata. Muchas de las Sicav que hay en España tienen obligación a través de sus Estatutos sociales de tener un porcentaje, que suele ser del 5% del capital siempre en liquidez.

Respecto a su fiscalidad, las Sicav  tributan al 1% sobre los beneficios obtenidos del conjunto del patrimonio  en inversión en el Impuesto de Sociedades. En cuanto a la tributación de los participes, es similar  a la de los fondo de inversión, es decir, solo se tributa cuando se realiza un reembolso de la Sicav, realizándose una retención en cuenta del 21% hasta  el 27%, y tributando como ganancia o pérdida patrimonial, aunque a diferencia de los fondos, no es posible traspasar el dinero invertido de una sicav a otra.

Este vehículo de ahorro tiene interesantes ventajas, debido a que al manejar grandes sumas de dinero, permiten al socio o participe poder diversificar sus inversiones, pudiendo acceder a países, sectores o empresas que de manera individual  no les sería posible, o por ejemplo a clases de  fondos de inversión solo destinados a clientes institucionales.

© Antranias

© Antranias

Además, la fiscalidad de las sicav permite reducir las comisiones y gastos que repercuten en la política de inversión y rentabilidad de esta, siendo una interesante ventaja frente a otros productos de ahorro e inversión.

La política de inversión de la sicav es decidida por los socios o equipo asesor según los criterios de diversificación establecidos en el folleto aceptado y publicado en la CNMV. Estos criterios establecen las pautas para  poder invertir en otros fondos de inversión, valores de renta variable, bonos corporativos, bonos del tesoro, o definir cuál es la volatilidad máxima que puede soportar.

Las sicav deben estar siempre  depositadas en una entidad financiera siendo la gestión y análisis de las inversiones realizadas por equipos expertos en la gestión de activos y profesionales del sector.

Normalmente el perfil del riesgo de estas sociedades de inversión es  conservador y patrimonialista ya que la Sicav suelen utilizarse para preservar el patrimonio de los socios y conseguir mediante una gestión y asesoramiento profesional, maximizar la rentabilidad minimizando el riesgo.

Es una realidad que cada vez más los departamentos de banca privada ofrecen las Sicav como vehículo de inversión y ahorro a sus clientes, llegándose a constituir 72 nuevas sicav en el 2013 y 140 mas solo hasta junio de 2014.

Resumiendo, sus bajas comisiones por el beneficio fiscal que tiene a la hora de tributar, la variedad  de los activos donde invertir que posibilita una magnifica diversificación, así como el acceso, por ejemplo a las clases de fondos solo para inversores institucionales, hacen de las Sicav una buena alternativa de inversión para los clientes que quieran diversificar su patrimonio buscando una gestión patrimonialista y conservadora.

 

La nueva cara de los planes de pensiones

A la hora de hacer una planificación financiera a largo plazo,  los planes de pensiones siempre se han posicionado como el producto de ahorro a más largo plazo.

A partir del año 2015 con la reforma fiscal, las aportaciones a los planes de pensiones que se realicen a partir de este año podrán rescatarse en 10 años, es decir, a partir del 2025.

Jose Vicente Jiménez © Creative Commons

Jose Vicente Jiménez © Creative Commons

Esta nueva ley transforma el cariz largoplacista que tenia los planes de pensiones como producto de ahorro a convertirse en una interesante alternativa para inversiones a 10 años.

Ademas, este cambio no supone el fin de las ventajas fiscales que tanto los planes de pensiones como los planes de ahorro tienen en este momento y que los convierte en uno de los mejores productos de inversion tanto financiera como fiscalmente.

Todas las aportaciones de los planes de pensiones tienen una deducción fiscal con un máximo del 30% de los rendimientos del trabajo, deducción que se devuelve cada año. La única condición que se incluye es que las aportaciones máximas a los planes son de 8.000 € anuales independientemente de la edad del aportante y, por lo que hemos podido saber, se pretende que el máximo de reembolso que se puede hacer a partir del año 2025 es de 10.000  euros anuales, según el borrador elaborado por la dirección general de Seguros y Pensiones que introduce esta novedad en la normativa.

Con estos nuevos cambios, los planes de pensiones cambian de cara y se convierten en una alternativa dentro de los diferentes productos de ahorro a 10 años con la mejor rentabilidad fiscal  y que además, con un buen asesoramiento y con una buena elección, también con una magnifica rentabilidad.

Y para muestra un ejemplo

Según publica INVERCO, La rentabilidad media de los planes de pensiones garantizados durante los últimos 10 años que ha sido del 2,64%, consiguiendo además la devolución del total de las aportaciones al plan con un máximo del 30% de nuestros rendimientos del trabajo, se podría  conseguir una magnifica rentabilidad sin ningún tipo de riesgo.

¿Y en el 2025?

Una vez que hayan transcurrido los 10 años, y en caso que hayamos decido rescatar el plan de pensiones, nadie nos libra de tener que tributar por ello, incrementado a nuestros rendimientos del trabajo las aportaciones que durante ese plazo se hayan realizado al plan con el consabido máximo de 10.000 euros anuales.

Beatriz Orduña © Creative Commons

Beatriz Orduña © Creative Commons

Si durante los 10 años se ha sido capaz de reservar las deducciones fiscales que se han recibido, conseguiremos que la factura fiscal se reduzca bastante.

Conclusiones

Con las nuevas variaciones que se han introducido en los planes de pensiones, sobre todo, la posibilidad de rescate a los 10 años; hace que el perfil del plan pensiones como producto de ahorro o inversión varíe  de cómo se utilizaba hasta ahora.

 

La Inversión Socialmente Responsable como valor añadido en la gestión de activos.

La crisis económica y financiera que hemos atravesado, y aún atravesamos, es una crisis de confianza. Es, principalmente, una conjunción de elementos estructurales y coyunturales (globalización de los mercados financieros, financiación de la economía, desequilibrios presupuestarios y comerciales, explosión demográfica, existencia de paraísos fiscales, explosión de la liquidez, innovación financiera, especulación exuberante, crisis del crédito, autorregulación ineficaz y reglamento inadecuado…); pero sobre todo se debe a la ausencia de ética en el ámbito de los negocios, es decir, al incumplimiento y no aplicación de buenas prácticas de gobierno en la economía y en particular en las finanzas.

Perpetual Tourist ©Creative Commons

Perpetual Tourist ©Creative Commons

La gestión tradicional de activos de renta variable se ha basado en prever evoluciones futuras de los valores en función del análisis financiero de sus resultados y balances.

Como sabemos, la teoría de mercado eficiente nos indica que el precio de los activos negociados en los mercados financieros refleja toda la información conocida por los miembros del mercado y todas las creencias de los inversores sobre el futuro. Esta hipótesis implica que no es posible lograr de forma consistente superar los resultados del mercado excepto a través de la suerte o de la información privilegiada.

Sin embargo, la experiencia nos muestra que es posible batir consistentemente al mercado si nuestra metodología de inversión es lo suficientemente sólida como para poder identificar patrones que el resto del mercado desconoce, tal y como algunos gestores de reconocido prestigio han logrado a lo largo de los años.

Hasta ahora, únicamente hemos hablado de análisis financiero, pero ¿qué ocurriría si pudiéramos incluir a nuestra toma de decisiones un análisis extra-financiero que permitiera tener información complementaria a aquella que nos muestran las cuentas de resultados y los balances?. O dicho desde un punto de vista más técnico ¿podemos encontrar una fuente adicional generadora de Alpha más allá del análisis financiero de las compañías?.

La gestión ISR (Inversión Socialmente Responsable), lejos de ser una rémora en las rentabilidades, pretende integrar el análisis no financiero dentro del análisis financiero tradicional, a través de tres parámetros: Medio Ambiente, Social y Gobierno Corporativo (ESG por sus siglas en inglés). Esto nos proporciona información adicional de cómo está dirigida una empresa, como trata a sus empleados, al entorno, etc, y por tanto, como esto influirá positivamente en sus resultados a medio y largo plazo. Es un indicador adelantado de riesgos y oportunidades.

Simon Cunningham © Creative Commons

Simon Cunningham © Creative Commons

La ISR es, por excelencia, un instrumento financiero y económico privilegiado, ya que responsabiliza colectivamente al conjunto de los protagonistas de la cadena (inversores, ahorradores, emisores, financieros…).

Es decir, integrando criterios ASG en nuestro análisis somos capaces de identificar un Alpha que mediante la gestión financiera tradicional no podemos.

Desde mi punto de vista, la integración de los criterios extra-financieros de Medio Ambiente, Social y Gobierno Corporativo (ESG) al análisis fundamental proporciona una dimensión adicional para los gestores en la toma de decisiones, es decir, funciona como un indicador amplio de los riesgos y de las oportunidades a largo plazo, lleva a un mejor entendimiento de las dinámicas sectoriales y regulatorias y ofrece una percepción más fina de la calidad de la gestión.

Para más información sobre la ISR puede consultar (a través de este link) el primer Manual de la ISR elaborado en España por el Foro Español de Inversión Socialmente Responsable (SpainSIF).

 

¿Por qué en 2015 España atraerá todas las miradas de los inversores?

Las economías europeas y en especial la española podrían mostrar una evolución positiva en los próximos meses. Entre los factores positivos con los que cuenta España, y que nos hacen pensar que apoyarán el retorno de la economía real a la senda del crecimiento cabría destacar:

  1. En España se han producido una serie de reformas estructurales: Laboral, energética, reforma bancaria, fiscal, pago a proveedores… Que en un principio han hecho que vuelva la confianza de los inversores extranjeros en la economía española con la consiguiente bajada de la prima de riesgo.
  1. Pero quizás lo más positivo es que esta vuelta de confianza no solo se da entre inversores extranjeros si no que los propios empresarios y consumidores Europeos han cambiado el sentimiento que tenían hacia nuestra economía de negativo a positivo, factor clave ya que está demostrado que este sentimiento positivo normalmente viene acompañado de crecimientos de PIB  Español .

    Alberto Carrasco Casado

    Alberto Carrasco Casado

  1. Si a esta mejoría en la precepción de España y su economía añadimos otros factores reales tales como: Alivio en la presión fiscal sobre el contribuyente (según datos del Gobierno, la bajada de impuestos puesta en marcha este año provocará un incremento del PIB del 0,3%), un entorno con tipos de interés bajos, un precio del petróleo más bajo y un Euro bajando. Entendemos que el escenario es el favorable para que veamos mejoras en el horizonte de la economía real que apoyará y vendrá apoyado por la creación de empleo y la recuperación de la inversión, privada y pública, que ya  está aumentando por primera vez en los últimos años.
  1. Las empresas españolas cotizadas, que han mostrado una gran capacidad para solventar la crisis a través de su apertura al exterior, comienzan a beneficiarse de la mejora económica de España y de la devaluación del euro.

En concreto todo lo expuesto ya ha tenido efecto en el comportamiento de la renta fija, pero no tanto en la renta variable, en este sentido pensamos que la bolsa española lleva un decalaje de tres años frente a la bolsa alemana o la americana, ambas en máximos mientras que el IBEX35 está a un 45% de alcanzar los niveles anteriores a la crisis.

De este modo este podría ser un buen momento para invertir en Renta Variable española y más aún si tenemos en cuenta que las valoraciones de las compañías se verán beneficiadas de la rebaja de costes financiación (coste de la deuda) y de la  reducción de rentabilidad del activo libre de riesgo (coste del equity). Así, la estimación de beneficios empresariales en España apunta a crecimientos del 47% y 16,8% para 2015 y 2016, respectivamente.

En Gesconsult estamos preparados para beneficiarnos del avance que esperamos en la renta variable española, teniendo en cartera compañías que:

  1. Pueden verse beneficiadas por la recuperación económica española y europea. Como Europac, que tiene un 75% de sus ingresos en la Península Ibérica.
  2. Posiciones en empresas para las que es favorable la devaluación del euro (Inditex,Viscofan, Acerinox, ACS…)
  3. Compañías que aprovecharán el bajo precio del petróleo (Amadeus, Sol Melia, Abertis…).

Aun así somos conscientes de que no todo el monte es orégano ya  que existen incertidumbres en España (clima político),  en Europa (Grecia),  y geopolíticas internacionales (Ucrania)  que podrán aportar cierta volatilidad en los mercados durante este año 2015. Que hacen vital el ser activos y flexibles a la hora de gestionar.

Recordamos que uno de los pilares de nuestra filosofía de inversión es tener una gestión activa y flexible y es en éste en el que se sustenta la gestión de Gesconsult Renta Variable batiendo de forma sostenible al Ibex 35 año a año en la última década.

gesconsult grafico